"ES COMO ENVIAR UNA MISIÓN TRIPULADA A MARTE"

Carmena quería que Wanda arreglara ¡ladrillo a ladrillo! las 25 plantas del Edificio España

Edificio España (Foto: A.J. CHINCHETRU).
Edificio España (Foto: A.J. CHINCHETRU).

Con una altura de 117 metros en su parte central y 25 plantas, la cantidad de ladrillos (que se elevan hasta un total de 107 metros al ser los finales de otros materiales) en los exteriores principal y laterales del Edificio España se cuenta por muchos miles. Y en torno a un 60% de esas piezas están deterioradas. Otros elementos fundamentales para mantener la estructura en pie también se encuentran en muy mal estado.

El equipo municipal de Manuela Carmena pretende que se arreglen esos ladrillos uno a uno, en una operación que expertos en arquitectura consultados por Okdiario consideran peligrosa al mismo tiempo que demasiado cara.

El coste económico de las exigencias del ayuntamiento no son asumibles y se arriesgarían vidas humanas

Fuentes del proyecto del Edificio España han comparado, en declaraciones a este periódico, las exigencias del Ayuntamiento de Madrid con enviar una "misión espacial" tripulada a Marte: “Técnicamente es posible, pero el coste económico es inasumible y tiene un alto riesgo en vidas humanas”.

Los ladrillos del Edificio España, colocados hace más de sesenta años, no tienen juntas estructurales ni térmicas. Esto provoca que, con los cambios de temperatura que provocan su dilatación, al aumentar de volumen se hayan ido produciendo grietas a lo largo de los años. Así, este continuo deterioro ha afectado de manera especialmente grave a un 60% de esos elementos de construcción. El problema se agrava debido a que el mortero que los une también está muy deteriorado.

Carmena pretendía que se levantara un andamio de 107 metros y que, en esa estructura, los obreros se dedicaran a arreglar cada ladrillo uno a uno. Para ello sería necesario inyectar en cada pieza un material para reforzarlo y tapar las grietas. “Es algo inseguro para operarios, peatones y el vecindario”, según los expertos consultados. Debido al mal estado de otros elementos de la construcción, cualquier vibración podría provocar desprendimientos de partes de alguna de las fachadas.

Otros elementos en mal estado

Las vigas y pilares del pórtico de hormigón se encuentran en tan mal estado que en algunas zonas son los ladrillos poco resistentes que conforman el trasdosado (el revestimiento interior de las paredes) los que están soportando el peso.

Los elementos de hormigón también se han partido en determinadas zonas, debido a que la armadura de acero supuestamente inoxidable utilizado en la construcción (aunque este material se utilizó en una cuantía mucho menor que en otras construcciones edificaciones de la misma época en países como Estados Unidos o la URSS) se ha oxidado y le ha dañado.

Edificio España (Foto: A.J. CHINCHETRU).
Edificio España (Foto: A.J. CHINCHETRU).

A todo lo anterior se suma la existencia de chapado de piedra artificial cuya sujeción no está garantizada por estar anclado en el trasdosado en vez de en los ladrillos de la fachada, más resistentes si se encuentran en buen estado. El deterioro a lo largo de los años ha provocado además que haya albardillas, vierteaguas y otros elementos también de piedra artificial que se han caído en determinadas zonas del edificio.

Frente a las exigencias del Ayuntamiento, la solución presentada por Wanda Madrid Development pasaba por desmontar las tres fachadas (con excepción de los primeros 10 metros) ladrillo a ladrillo y catalogarlos. Se reconstruirían esas paredes exteriores sustituyendo los ladrillos en mal estado por otros nuevos y de mayor calidad, se conservarían las piezas decorativas (como pináculos, pilastras y barandillas) e incorporar elementos nuevos con el compromiso de conservar la estética original.

Los expertos en arquitectura consultados por Okdiario han destacado que esta opción menos compleja, más segura para los operarios, peatones y vecindario y económicamente más viable que lo exigido por el Ayuntamiento de Carmena. De hecho, incluso una demolición del Edificio España y su posterior reconstrucción mediante obra nueva hubiera resultado mucho más complicada y cara, además de que requeriría unos plazos de tiempo mayores.

Wanda mantiene el hermetismo

El Grupo Wanda ha roto el silencio mantenido hasta ahora, pero tan sólo para declarar a la agencia EFE que “la política de la empresa es no responder” a los "rumores del mercado". Ha confirmado el cierre de su filial madrileña, que dice que ha sido ya comunicado a los empleados. Lo atribuye a una "decisión de la junta directiva".

La fuentes de la compañía china han dicho: “Los argumentos (del Ayuntamiento) son más políticos que técnicos, ya que tirar la fachada conlleva un gran precio político”, apuntaron, agregando que el consistorio madrileño “se lo ha puesto muy difícil” a Wanda.

Últimas noticias