Según expertos

El bono joven al alquiler es «propaganda política» y una medida «insuficiente» para el sector

¿Tiene que declarar el alquiler de su vivienda si su inquilino no le paga?
Alquiler.

La última medida adoptada por el Gobierno de Pedro Sánchez ya está levantando polémica. Según el Ejecutivo, el bono joven al alquiler, aprobado este martes por el Consejo de Ministros, está orientado a facilitar el acceso a la vivienda y la emancipación de los jóvenes españoles. Sin embargo, el Consejo de la Juventud de España (CJE) considera que «este tipo de medias no son positivas para la resolución de un problema estructural» y critica que se utilice la situación precaria de este grupo de la población «para hacer propaganda política».

En concreto, el Gobierno destinará al bono joven al alquiler una partida presupuestaria de 200 millones de euros. Por un lado, el Ejecutivo calcula que esta ayuda beneficiará a unos 70.000 jóvenes, pero el CJE estima que en España hay 50.000 personas jóvenes emancipadas y que cumplen con los requisitos establecidos para optar al bono, entre los que destaca tener unos ingresos menores de 24.318 euros al año.

Esta medida, anunciada a bombo y platillo, es «insuficiente» y «no da respuesta a su objetivo principal», explican desde el CJE. En este sentido, sólo el 1,7% de personas jóvenes podrán beneficiarse de estas ayudas (50.000 de 2.837.385 personas de 16 a 34 años emancipadas). Además, si esta medida va dirigida a las personas jóvenes no emancipadas sólo tendría un 0,7% de alcance entre las 6.694.659 personas jóvenes sin emancipar en España.

Por ello, el CJE considera: «Esta medida es completamente errónea y puede convertirse en una especie de lotería en la que solo un puñado de personas jóvenes en España podrá tener fortuna y beneficiarse de las ayudas».

Imposibilidad de alquilar en Madrid y Barcelona

El bono joven al alquiler está contemplado para menores de 35 años que alquilen un piso de hasta 600 euros (o hasta 900 euros si la comunidad autónoma decide elevar ese límite). Así como para aquellos que alquilen una habitación por un máximo de 300 euros (o hasta 450 euros si así lo deciden las comunidades).

Sin embargo, es impepinable que en muchas ciudades españolas estas cifras no permiten acceder a una vivienda digna, puesto que los precios están disparados. Según cifras de la plataforma especializada en alquiler, Housing Anywhere, en el último trimestre de 2021, un apartamento en alquiler en Madrid ascendía a 1.261 euros, mientras que en Barcelona se elevó hasta los 1.293 euros. Es decir, arrendar un piso en ambas ciudades cuesta el doble de lo que en principio contempla el chequevoto del Gobierno.

Por otro lado, el CJE advierte que esta ayuda «no es compatible con otro tipo de subsidios como el ingreso mínimo vital (IMV)», ya que más de 350.000 personas jóvenes no pueden solicitarlo debido a sus restrictivos requisitos: según el simulador de la Seguridad Social, sólo se obtiene el IMV si eres una persona joven con unos ingresos menores a 481 euros al mes, insuficiente para emanciparse.

Falta de consensos definitivos

El Consejo de Ministros aprobó este martes el real decreto que contempla el bono al alquiler para jóvenes entre 18 y 35 años, cuyos criterios definitivos se fijarán en la próxima conferencia sectorial entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agencia Urbana (Mitma) y las comunidades autónomas, tal y como ha comentado la ministra Raquel Sánchez.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sánchez ha señalado que el plazo para solicitar estas ayudas se abrirá dentro de «un mes y medio o dos meses máximo». La ayuda tendrá efecto retroactivo desde el pasado 1 de enero y se concederá por un plazo de dos años.

Los solicitantes deberán tener unos ingresos que no supere tres veces el IPREM, es decir, 24.318 euros anuales. Además, la renta de alquiler no deberá sobrepasar los 600 euros mensuales, aunque se puede ampliar a 900 euros en las zonas más tensionadas.

Lo último en Economía

Últimas noticias