La economía española va a finalizar el ejercicio de 2017 con un crecimiento del 3,1%, según el organismo nacional

El Banco de España estima que el PIB creció un 0,8% en el cuarto trimestre pese a la crisis en Cataluña

Tesoro-Cataluña
Banco de España. (Foto: Getty)

La crisis en Cataluña parece que no ha frenado el crecimiento de la economía española. Al menos, a ojos del Banco de España. El organismo nacional estima que el Producto Interior Bruto (PIB) va a finalizar el ejercicio 2017 con un crecimiento del 3,1%, dos décimas menos que el año anterior, tras avanzar otro 0,8% en el cuarto trimestre, lo mismo que en el trimestre anterior.

Entre octubre y diciembre, la economía española se ha mantenido estable como "consecuencia de dos fuerzas que operan en sentidos opuestos". En este sentido, el Banco de España subraya que el fortalecimiento de los mercados de exportación ha compensado la balanza y ha contrarrestrado los efectos adversos derivados de la crisis política en Cataluña.

El Banco de España estima que el PIB creció un 0,8% en el cuarto trimestre pese a la crisis en Cataluña
Agregados macroeconómicos (Fuente:Banco de España)

Desde el punto de vista de los componentes de demanda, el impacto negativo de la incertidumbre política se ha trasladado, sobre todo, al gasto privado interno y a las exportaciones turísticas.

El organismo nacional prevé que la economía española continúe creciendo. Aunque el Banco de España sostiene que perderá intensidad en los próximos años por "la orientación neutral de la política fiscal" y por el "moderado impacto adicional de la política monetaria", estima un avance del PIB del 2,4% en 2018 y del 2,1% tanto en 2019 como en 2020.

El procés lastra la economía catalana

El procés ha golpeado con fuerza a la economía catalana. Aunque la información coyuntural es aún incompleta en las diferentes Comunidades Autónomas (CCAA), hay ciertos "indicadores relevantes" que lo demuestran.

La economía de Cataluña se "habría desacelerado en el último tramo del año en mayor medida que en la media de las CCAA consideradas". Y esta ralentización en el PIB se debe fundamentalmente a la caída de los indicadores de empleo, turismo y mercado de la vivienda, entre
otros.

El frenazo en la economía catalana puede tener impacto en el conjunto del territorio español. Pero, esto dependerá "de la magnitud y de la persistencia" que esta crisis tenga. Si hay "un alivio del grado de tensión en Cataluña, podría conducir a un escenario de mayor crecimiento del producto", mientras que, si el conflicto político vuelve a intensificarse "podría llevar a un impacto más pronunciado sobre las decisiones de consumo e inversión de los agentes que el que se infiere a partir de los datos parciales disponibles".

Caen el consumo privado y la inversión en bienes de equipo

En concreto, tanto el consumo privado como la inversión en bienes de equipo habrían reducido sus ritmos de avance en los últimos meses del año, mientras que, por el contrario, la información disponible apunta a un posible fortalecimiento de la inversión en construcción.

"Los datos referidos al comercio de bienes apuntan a que la contribución de la demanda exterior neta al crecimiento del PIB habría sido positiva", destaca el Banco de España, que calcula que la contribución de la demanda nacional habría sido del 0,6% en el cuarto trimestre, dos décimas menos, mientras que la de la demanda exterior habría sido del 0,1%.

Con estos datos del cuarto trimestre, el Banco de España calcula que la economía española registrará un crecimiento del 3,1% este año, en línea con la previsión oficial del Gobierno, lo que supone dos décimas menos que el año pasado.

La demanda nacional aportará un 2,6% al PIB, mientras que la demanda exterior el 0,5% restante, en tanto que el empleo registrará un alza del 2,9% en el conjunto del ejercicio, una décima menos que en 2016, en tanto que el IPC presentará una media del 2%, frente al -0,2% del año pasado.

Lo último en Economía