Así es el día a día de un jugador profesional de apuestas deportivas

Apuestas online
Apuestas online

Si imaginan la vida de un apostador profesional, quizá lo asocien a malos hábitos o teman por su cartera. Pero, cuando ArturoTipster -así es como se da a conocer a través de sus redes sociales- nos cuenta su día a día como jugador profesional de apuestas deportivas, esta imagen se desvanece por completo.

Abre un ojo a las 7:30 de la mañana y acto seguido, sale a correr o practica algún tipo de deporte. Es la forma que tiene para activarse durante todo el día. Una hora más tarde, cuando pone fin a su entrenamiento, ya tiene el móvil en la mano para estar al tanto de cualquier noticia deportiva, ya sea porque se la comunican "sus compañeros de oficio" o porque se entera por la prensa. A estas ‘notificaciones’ se suma el exhaustivo repaso de las apuestas que ‘ha fichado’ el día anterior, que tendrá que descartar o confirmar después.

La jornada solo acaba de empezar: entre las casas de apuestas, se cuelan apuntes de la carrera, del máster de Bolsa y trading que estudia, además de analizar los mercados y las cuotas. El tiempo para descansar se convierte de nuevo en tiempo para el deporte: "una de las claves para poder aguantar la presión de las apuestas es buscar el equilibrio con una actividad totalmente opuesta, y sin duda la mejor es el deporte". Se acabó el gimnasio y vuelta a los mercados: "a las 21:00 doy el último repaso para terminar de conectar oficialmente a las 00:00. A simple vista puede parecer un trabajo ideal pero vivo literalmente enganchado al móvil 15 horas al día, incluso en el gimnasio. El único momento que me obligo a desconectar es de 00:00 a 8:30. No puedo quejarme en absoluto de mi trabajo, es todo un privilegio, pero es duro".

Así de lunes a viernes. Pero, no se confundan: los fines de semana no hay descanso. El sábado y domingo es cuando "llega la fiesta porque las ligas están en pleno funcionamiento. No puedes despegarte del móvil en todo el fin de semana prácticamente. Últimamente intento organizarme lo mejor posible porque si no, se te esfuma la vida sin darte cuenta. Los fines de semana sí que es vivir con el móvil en la mano. En cualquier momento puede llegarte una información importante que no puedes dejar escapar".

De hobby a profesión

Lo que ahora considera su oficio, empezó siendo un hobby cuando solo tenía 18 años. El dinero que conseguía con sus primeras apuestas servía para pagarse sus salidas en la universidad. "Después empecé a compartirlas con mis amigos y viendo lo bien que se me daba empecé a compartir por Twitter mis apuestas. Tras unos meses muy buenos me llego una mala racha y entonces, decidí profundizar más en el tema. Poco a poco y golpe tras golpe fui aprendiendo cómo funcionaba".

Y es que el juego no es solo cuestión de suerte, cuenta ArturoTipster. "Un 90% es trabajo, estudio y preparación y un 10% suerte", por eso, invirtió su tiempo en aprender las técnicas, "las metodologías y la psicología necesaria y según fui aprendiendo mi bank fue aumentando". Las ganancias aumentaron hasta tal punto que ahora vive de ello. Aunque eso sí, advierte de que no todos los meses son buenos: "tengo meses de ganancias, meses nulos y meses de perdidas como en todas las inversiones. Mi objetivo mensual puede estar en sacar en torno a un 10% de rentabilidad".

Aunque le gusta jugar, no lo hace con el dinero. "Para mi jugar con el dinero sería tirarlo en una tragaperras, en un bingo o en una ruleta. Esos son juegos de azar donde tú no tienes ningún poder de decisión, es puro azar. Las apuestas hace mucho tiempo que dejaron de ser un juego. Son una inversión más".

Aunque no todo el mundo piensa igual, "la generación de nuestros padres lo ven como una locura sin futuro, aunque creo que dentro de poco será visto de manera normal". Por eso en sus comienzos no lo sabía "nadie". Y cuando se enteraron sus más allegados, pocos le tomaban en serio. "Yo pensaba que si está bien visto poder vivir de las inversiones de la Bolsa, no entiendo por qué no puede pasar lo mismo con las apuestas deportivas".

Tenis, baloncesto y fútbol

Su ‘segunda casa’ es la compañía líder en el sector mundial de juego en línea, Bet365, aunque tiene en cuenta todas las casas de apuestas extranjeras, la clave para "rascar las mejores cuotas". Las casas españolas "cuentan con limitaciones y perjudican al apostador profesional", asegura ArturoTipster, aunque el panorama está cambiando: "están llegando a España empresas intermediarias que te ayudan a crear mediante ellos cuentas en casas de apuestas extranjeras, las cuales siempre te ofrecen mejores cuotas que en España. Uno de los principales problemas en las apuestas en España es que solo podemos apostar en las .es, lo cual nos limita muchísimo y obliga a buscarnos la vida de manera alternativa".

Aunque juega al póker por diversión, ArturoTipster centra sus apuestas en el deporte. Concretamente en tenis, baloncesto y fútbol. Y tiene clara una cosa: "cuanto más desconocimiento hay sobre un deporte suele haber más rentabilidad que obtener. La rentabilidad está en los mercados no líquidos, estos mercados son las ligas secundarias, donde las casas de apuestas no tienen la información necesaria y patinan en las cuotas".

Academia para apostantes

Todo lo que nos cuenta no es ni la mitad de lo que comparte en sus redes sociales. Comparte en sus redes sociales sus conocimientos y las apuestas que realiza. "A esto le llaman ser tipster. Los trucos en las apuestas no existen o como mucho puedes llamar truco a la experiencia. La información es poder y en las apuestas no es menos, y eso es principalmente lo que intento compartir. Altas, bajas, climatología, horas de juego, alineaciones finales…"

Además de las RRSS, ha creado una academia gratuita para apostantes: "se apuntaron más de 200 personas. Mi finalidad es crear un grupo de personas que acaben interesándose de forma profesional en las apuestas y se conviertan en este 5% de personas que ganan apostando".

Aunque se imagina viviendo de sus dos grandes pasiones -las apuestas y la Bolsa-, cree que algún día podría cansarle. "Estar enganchado al móvil continuamente, 7 días a la semana y si te descuidas las 24 horas del día es muy agotador. No todo el mundo vale para estar en tensión continuamente y te desgasta física y psicológicamente", indica.

Sin embargo, su sueño es vivir estable en "estos dos mundos tan inestables. Eso sí, aprendiendo a distribuir mi tiempo de mejor forma. Al final lo más importante de la vida es el tiempo.

Lo último en Economía