Manuel de la Rocha (PSOE): «Mi adiós no es definitivo, volveré con Sánchez o con otro compañero»

manuel-rocha-psoe
Manuel de la Rocha, diputado del PSOE. (EFE)

Manuel de la Rocha Vázquezex secretario de economía del PSOE, tras su salida de la política, se ha reincorporado a su puesto de trabajo como economista en el ICEX, pero ha atendido amablemente a la llamada de OKDIARIO, donde ha hablado sin ningún tipo de tapujos. El momento que atraviesa la socialdemocracia a nivel europeo, la crisis del PSOE o incluso su futuro, son algunas de las cuestiones planteadas por este periódico al ex-dirigente socialista, que ha respondido en plata.

Pregunta: El PP ya está en el Gobierno, ¿qué depara para España un futuro de cuatro años más con Mariano Rajoy al frente?

Respuesta: Yo creo que va a ser una legislatura de grandes oportunidades pero también de grandes riesgos. Una vez acabada la mayoría absoluta, hay una oportunidad para lograr que los partidos hagan un esfuerzo, tengan visión de país y se pongan a trabajar en pos de grandes pactos de Estado y grandes reformas que son muy necesarias y llevan mucho tiempo pendientes. Además, la oposición tiene ahora mayoría para revertir muchas de las leyes antisociales del PP. El gran riesgo es que, con la actual polarización y fragmentación parlamentaria, al final no se logre nada y sea una legislatura corta y estéril.

Pregunta: ¿Es posible cumplir con Bruselas, no acometer importantes recortes y tener contenta a toda la ciudadanía?

R: Sí, pero para ello la clave reside en abordar el ajuste desde la necesaria elevación de los ingresos del Estado. Si por el contrario, no se quiere abordar una reforma fiscal en profundidad, que mejore la suficiencia financiera y la progresividad del sistema tributario, manteniendo uno de los niveles de ingresos más bajos de toda la Unión Europea, es muy difícil realizar el ajuste que pide Bruselas sin acometer recortes.

«Es muy difícil realizar el ajuste que pide Bruselas sin acometer recortes»

P: Ahora los partidos políticos están inmersos en negociaciones para sacar adelante el techo de gasto y el objetivo de déficit. Aquí, el PP juega con la baza de que los barones socialistas tienen la necesidad de aprobarlo ya, para que las autonomías que ellos controlan tengan acceso al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). ¿Cree que se alcanzará un acuerdo relativamente fácil?

R: Hay bastante confusión en relación al techo de gasto. Los que usted llama ¨barones socialistas¨ tienen cierta urgencia para que se aprueben los nuevos objetivos de déficit, que incluyen los objetivos de déficit de las Comunidades Autónomas y que deben ser actualizados para que de esta forma puedan aprobar sus presupuestos y financiar sus déficit.

El techo de gasto se refiere a la administración central, y es una cosa distinta que creo que debería estar sujeto a debate y crítica. Lo que ocurre es que en el mismo acto, la Ley dice que se deben aprobar los objetivos de déficit para todos y el techo de gasto de la Administración Central. Por tanto, entiendo perfectamente que las Comunidades Autónomas socialistas quieran que se aprueben cuanto antes los objetivos de déficit, y esto según la Ley de Estabilidad conlleva aprobar también el techo de gasto.

«Entiendo perfectamente que las Comunidades Autónomas socialistas quieran que se aprueben cuanto antes los objetivos de déficit»

P: Pedro Saura señaló en OKDIARIO que preparaban una enmienda a la totalidad de los Presupuestos que presente el Partido Popular. ¿Lo entiendes?

R: Yo ya soy un simple militante y prefiero no opinar demasiado de lo que hace el PSOE. Sí diré, sin embargo, que me parecería lógico esperar a ver cuál es el borrador de los Presupuestos antes de anunciar una enmienda a la totalidad a unas cuentas públicas que aún no se conocen.

P: ¿Cuáles son los principales riesgos de la economía española?

R: Creo que hay un riesgo externo muy claro, que es la desaceleración del comercio internacional que ya estamos viendo; una vuelta al proteccionismo provocada por países como Estados Unidos con la llegada de Donald Trump. Esto, en definitiva, enfriará el crecimiento económico global y tendría un efecto directo en las exportaciones. Yo creo que ese es claramente un riesgo latente en el medio plazo. Además, parece evidente que los efectos de la actual política monetaria expansiva están llegando a sus límites y deben ser acompañado de más política fiscal, que es, por cierto, lo que acaba de proponer la Comisión Europea.

P: Prácticamente todos los expertos anticipaban una debacle en los mercados con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, sin embargo, no es lo que ha sucedido. De hecho, todo lo contrario, vemos a Wall Street en máximos. ¿Por qué?

R: Admito que a mí también me sorprendió la reacción de los mercados. Quizás ha tenido que ver con los mensajes más moderados que lanzó Trump desde el primer día, y la sensación de que gran parte de su agenda extremista no la podrá llevar probablemente a cabo tal y como prometió, me refiero a políticas como las del cambio climático, el tema de la inmigración, terrorismo e incluso en la vuelta drástica al proteccionismo comercial, pese a que esto último sigue siendo un riesgo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que Donald Trump llevaba una agenda de política fiscal muy expansiva, que podría tener un impacto interesante en el crecimiento americano, sobre todo en infraestructuras.

En definitiva, tras unos primeros momentos más volátiles, parece que los mercados han pasado al modo de wait and see (esperar y ver), para ver cómo van evolucionando algunas de las medidas que Trump anunció, incluida la composición de su gabinete.

«La socialdemocracia se enfrenta a enormes desafíos y no está en su mejor momento si lo comparamos con las últimas décadas»

P: En el Viejo Continente se avecinan muchas elecciones, ¿cómo ves a las fuerzas socialistas a nivel europeo?

R: La socialdemocracia se enfrenta a enormes desafíos y no está en su mejor momento si lo comparamos con las últimas décadas. Parece evidente que se requiere una reformulación de su discurso programático a nivel general, para dar mejores respuestas a desafíos globales. Luego cada país tiene sus particularidades. En Francia, por ejemplo, el Frente Nacional de Le Pen están al alza y probablemente sean la fuerza más votada. Por tanto, es fundamental que el candidato del partido socialista logre pasar la primera vuelta previsiblemente contra Le Pen, para después unir a todas las fuerzas anti-extrema derecha y así volver a ganar la presidencia.

En Alemania está por ver si la política antimigratoria de Merkel le pasa factura; pero la gran coalición ha sido costosa para el Partido Social Demócrata, que no ha sido capaz de capitalizar las mejoras y los logros sociales de ese gobierno.

En definitiva, creo que la socialdemocracia necesita, a nivel general, una nueva definición de su programa político para dar respuestas a los desafíos de una globalización accelerada que se está mostrando mucho más brutal de lo que pensábamos, con los problemas de desigualdad, inestabilidad financiera, cambio climático, inmigración , etc. Ante esto, la percepción de los ciudadanos de que la socialdemocracia no logra resolver los problemas, y muchos se acaban yendo en buena medida a los partidos populistas.

P: ¿Ha afectado también el auge del terrorismo islámico?

R: Sin duda. La amenaza terrorista ha generado respuestas en ocasiones lentas y descoordinadas por parte de los distintos países,, en particular europeos y esto ha generado a su vez miedo en la población. Miedo que ha sido bien aprovechado por la extrema derecha y su discurso xenófobo, nacionalista e identitario, el discurso del miedo en definitiva.

«No descubro nada si digo que el PSOE está mal»

P: Aquí en España, ¿cómo está el PSOE?

R: No descubro nada si digo que el PSOE está mal. Acaba de escenificar un gran cisma interno con la salida traumática de la anterior dirección, y en estos momentos está dirigido por una gestora, que debería ser transitoria. Espero y deseo lo mejor a la gestora en esta etapa que debe concluir en un plazo razonable en un Congreso con primarias democráticas para elegir al nuevo líder. La gran tarea actual y del próximo secretario general será cerrar heridas y buscar la máxima unidad, dejando de lado sectarismos y revanchismos.

A partir de ahí, hay una enorme tarea por delante, de redefinición del proyecto y reconectar con los ciudadanos. Pero soy optimista y creo que al PSOE le queda todavía mucho camino por recorrer si se hacen las cosas bien.

P: Usted ha vuelto a su puesto de trabajo como economista, ¿es un adiós a la política?

R: Yo me he reincorporado a mi carrera profesional, como economista en temas internacionales, en donde he estado prácticamente toda mi carrera. Pero tengo vocación política y, por tanto, espero que no sea un adiós definitivo a la política, algo que sólo el tiempo lo dirá.

P: ¿Junto a Pedro Sánchez?

R: Junto a mis compañeros de partido. Soy militante del PSOE desde hace 10 años y mi lealtad es y seguirá siendo a esas siglas.

Lo último en Economía

Últimas noticias