La eólica se cuela en 2017 como la segunda energía más utilizada en España

Energías verdes
Energías verdes
Comentar

Durante el año 2017, la energía eólica se ha erigido como la segunda tecnología de nuestro sistema de generación eléctrica ocupando más del 19% del mix. Tan es así, que ha habido meses como el de diciembre sin ir más lejos, que “los molinos” han alcanzado la primera posición superando el 24% de generación eléctrica. A ello se suma un comportamiento estable en el suministro lo que evita los desagradables “sustos” en la factura de la luz pues ha ofrecido al sistema el mismo número de GW que el año anterior.

En la actualidad, España cuenta con 20.000 aerogeneradores instalados en más de 1.000 parques eólicos llegando, en momentos de gran demanda, a cubrir el 47% de las necesidades energéticas españolas. A ello ha contribuido un diciembre poco lluvioso pero muy ventoso que es quizá la gran queja que se le hace a estas energías verdes por parte de algunos; la gran dependencia que tienen de los fenómenos naturales. Si no hay viento o si hay demasiado no se genera energía.

Con todo, la aportación eólica ha supuesto para los bolsillos de nuestros compatriotas un ahorro de entre un 30 y un 35% con respecto al año pasado, o lo que es igual, gracias a la generación eólica los consumidores se han ahorrado más de 400 millones de euros de no existir esta tecnología o no haber producido de la forma en la que lo ha hecho.

La repartición de centros de producción por todas las CCAA hace que nos hayamos convertido en el cuarto exportador mundial de esta tecnología. Ahora el reto lo tenemos en fabricar estos aerogeneradores pero que se puedan instalar en parques marinos.

Debido a ello y según la patronal del sector un total de 23 nuevas empresas se han incorporado al elenco de operadores en este sector que se han visto respaldados por las subastas de renovables celebradas durante 2017. El desafío es que los más de 4.600 MW adjudicados se puedan instalar cumpliendo los plazos establecidos y llegar a sí a la transición energética acordada con Bruselas para el año 2020. Con el objetivo para 2030 de tener una potencia instalada de 40.000 MW. Haciendo desaparecer las emisiones de carbón y obteniendo casi un cobertura energética del 100% verde para 2050.

Por todo ello desde la AEE para este año recién inaugurado se pide; una mayor electrificación en el país que redunde sobre la economía y se haga una mayor contribución a las energías renovables.

Piden una planificación para los próximos años que garantice un mix equilibrado, habrá que ver también cómo afrontan los mercados eléctricos el hecho de que cada vez haya más penetración de las renovables, que a la vez que bajan los precios canibalizan sus propios ingresos. Habrá que buscar mecanismos para que la situación sea sostenible, como los contratos bilaterales a largo plazo o las coberturas de precios.

Para España es muy importante posicionar a la industria eólica como líder en tecnología offshore y establecer las condiciones necesarias para la implantación de offshores en nuestro país. Se refieren a plantas fuera de la costa.

Hay que recordar que la capacidad industrial española en este sector es clave para nuestro futuro por lo que hay que coordinar los diferentes niveles de las administraciones en esta materia. Pieza clave es establecer un marco regulatorio estable que permita atraer las inversiones necesarias para llevar a cabo una transición energética.

Por último y en le caso de Canarias, es fundamental apostar por la eólica para abaratar el coste de generación en las islas (en la actualidad más del doble que en la Peninsula) debido a la dependencia del petróleo a la hora de generar energía.

Últimas noticias