Lamentable arbitraje que perjudicó al brasileño y al Castilla

Vinicius sufrió una cacería y acabó expulsado

La Segunda B no es división para Vinicius Junior. El extremo del Real Madrid volvió a demostrar su superioridad en el encuentro que midió al Castilla con el Celta B, pero acabó expulsado porque el colegiado del partido, simplemente, no dio el nivel. Alexander González González decidió expulsar a Vinicius después de una acción en la que el brasileño cayó cerca del área fruto de un forcejeo con un defensa, tras aguantar las patadas y empujones constantes de los zagueros de un Celta que incomprensiblemente acabó con 11 jugadores.

Cada vez que Vinicius se acercaba al balón, o viceversa, tres jugadores del Celta estaban pendiente de él para que recibiera el esférico sin un metro para respirar. Algo lícito, al igual que muchas de las entradas que le hicieron al jugador brasileño, pero estas no fueron sancionadas como era debido por González González, que perdonó amarillas e incluso una posible roja a Allende, que habría encarrilado el partido a favor del Castilla.

Vinicius vio la primera amarilla fruto de una protesta en medio de su desesperación, pero fue en el minuto 85, cuatro después de que el brasileño empatara con una falta directa magistral, cuando iba a llegar el esperpento. Después de recibir palos durante todo el encuentro, el ’11’ madridista veía la segunda amarilla y consiguiente expulsión por caer al borde del área en una jugada en la que tenía toda la ventaja.

Sin dar una patada en todo el choque y habiendo recibido mil, Vinicius se marchaba expulsado e indignado antes del pitido final. La frustración por los abucheos, pitos y burlas de la grada le hizo mostrar el escudo del Real Madrid antes de marcharse, pero Solari frenó el gesto del joven jugador llevándole hasta la zona de acceso a vestuarios e intentando calmarle.

Lo último en Deportes