Barcelona 1-0 Real Valladolid: Liga Santander

Sin penalti no hay paraíso

Sin penalti no hay paraíso
cronica-barcelona-valladolid-liga-santander-2018-2019-interior

El Barcelona gana al Real Valladolid (1-0) con un solitario gol de penalti. La pena máxima, muy dudosa, dio tres puntos muy valiosos al Barcelona. Piqué cayó en el área, el árbitro no dudó en pitar penalti y desde el VAR ni se inmutaron

0-0 en el Camp Nou y penalti a favor del Barcelona. La fórmula no falla. Si el Barça no funciona ya tiene el empuje arbitral para sostenerlo. Y es que otro empate más del conjunto catalán (hubiera sido el tercero consecutivo en Liga) era demasiado perjudicial para los culés. Muy grave para el torneo quizá. Por eso se arregló con un dudosísimo penalti y todo solucionado.

El Barcelona ganó al Valladolid y lo hizo con un solitario gol, de penalti transformado por Messi, que demostró que el VAR de La Liga es una cosa y el que se utiliza en Champions es otra. En España lo que pita el árbitro en el campo va a misa, aunque el colegiado en el campo pueda, porque es humano, equivocarse. Da igual. Desde la sala del VAR no corrigen nada porque eso sería señalar a un compañero. Y ahí está el problema.

En un partido que bien se pudo jugar en el Liceo, por el silencio que existió en el Camp Nou, el Barcelona sacó los tres puntos (muy importantes en la lucha por el título) sin ningún brillo y pensando muchísimo en la Champions. El encuentro fue posiblemente el más raro de la temporada. Fue feo, sin ritmo, con una sensación sorprendente de amistoso y ante el ambiente más frío que se recuerde en Barcelona. El duelo pareció jugarse en una especie de imagen congelada. Nadie se movía en la grada.

Y en el campo no fue muy diferente. Si este Barcelona – Valladolid, jugado en febrero y con tantas cosas en juega, te dicen que se jugó a principios de agosto en plena temporada te lo crees. Fueron dos equipos con una sensación de aburrimiento al jugar al fútbol, como si no le gustara lo que están haciendo.

Tanto que la primera ocasión del encuentro llegó en el minuto 40, en un remate fuera de Messi, el preludio de lo que fue la jugada que desequilibró el duelo. No fue un jugadón de Messi, un remate de Suárez o una exquisitez de Rakitic. Fue Piqué tirándose en el área, agarrado de forma débil al inicio por Míchel y después dejándose caer dentro del área. El árbitro Munuera Montero pitó rápidamente penalti. Sabía que al señalarlo ya se lanzaba.

El VAR en España ni existe ni se le espera

Porque en España, ¡qué cosas, ni se revisa una acción ni se lleva la contraria al colegiado que está en el campo! Desde el VAR no avisaron al árbitro del Camp Nou que al menos podía ir a verlo al monitor, que ver las imágenes no es delito, que el penalti era muy dudoso y que podía, para reforzar su decisión o cambiarla, ver las repeticiones. Nada. Penalti pitado al instante al ver a Piqué caer y punto. Cuando protesten dirán que era una “jugada gris” y que ahí el VAR no puede entrar. Y ahí está el problema. O la solución para que un equipo gane la Liga.

Pese a esto, que ocurrió justo antes del descanso, el Valladolid no perdió las ganas de rascar algo del Camp Nou. La verdad es que tal y como estuvo el partido los vallisoletanos dejaron escapar una oportunidad. Atacó con tanta facilidad que cuando llegaba a los últimos metros lo hacía como si no se lo creyera. Atacaron con una mezcla de miedo y confianza. Lo veían tan fácil que no se lo podían creer.

No quita este buen papel del Valladolid que el Barcelona hiciera más cosas. Masip, exportero del Barça, fue de los mejores del cuadro de Sergio González. Hizo un paradón al inicio de la segunda parte a remate de Messi y después también salvó a su equipo con un cara a cara con Luis Suárez, que salió en la segunda parte. Hasta paró un penalti, pitado en el tramo final, este más claro. No pasa nada por señalar penaltis cuando son. El problema es cuando son dudosos o directamente no lo son.

Tengan seguridad de que hay partidos de regional en los que hay mejor ambiente que este sábado en el Camp Nou. Y tengan también seguridad de que esta Liga, como la última década, tiene color azulgrana. Será muy difícil que pase al rojiblanco o al blanco, principalmente porque en partidos malos, el Barça tiene ese empuje. Penalti y victoria. Con o sin VAR. Da igual si no se utiliza. Cuando el Madrid apretaba y el Barça se desinflaba penaltito sin pasar por el VAR y tres puntos. Y a otra cosa. Si esta Liga la remonta el Madrid que le den el premio al milagro del siglo.

Últimas noticias