MASTERS 1000 DE MONTECARLO

Nadal y Ramos siguen imbatibles y confirman la final española en Montecarlo

nadal ramos
Albert Ramos y Rafael Nadal. (AFP)

Montecarlo volverá a disfrutar de una final española seis años después. Rafael Nadal y Albert Ramos confirmaron las grandes sensaciones que arrastraban desde principios de semana y vencieron sus compromisos de semifinales frente a Lucas Pouille y David Goffin, para citarse en el encuentro decisivo que coronará al campeón del tercer Masters 1000 del año.

Los motivos para ser optimistas con Nadal en esta gira de tierra batida están fundados. Y es que Rafa está jugando como los ángeles en su superficie preferida. Aprovechando los errores de su rival, hasta cuando el marcador era desfavorable, el héroe español apretó los dientes y siempre dio la sensación de exuberancia, tanto física como tenística, hasta derrotar a David Goffin por 6-3 y 6-2 y cerrar el pase a su décima final en Montecarlo.

Goffin, fresco y muy atinado de inicio, rompió el saque del balear, que esperó a una decisión controvertida del juez de silla, Cedric Mourier, para mantenerse firme y penalizar como solo él sabe el desplome mental que se atisbaba al otro lado de la red. De tener el juego controlado a perder el set sin prácticamente darse cuenta. Ante este Nadal hay que estar perfecto en todos los sentidos.

El nueve veces campeón de Roland Garros lo es otras tantas veces del primer Masters 1000 terrícola del calendario, y quiere iniciar en Montecarlo su particular asalto a las Décimas en este 2017. Por ello, una vez encarrilado el choque de semifinales, la locomotora no se iba a parar. Break inicial en el segundo y de nuevo una sensación de solidez extrema desquiciante para los rivales.

Goffin, cuyos meritorios golpes levantaban eventualmente a un público deseoso de ver mayor disputa, acabó rindiéndose al rey de la tierra, que vuelve a una final en busca de su primer título del año, uno que convierta en sobresaliente su notable primer tercio de temporada.

Primera final para Ramos

Albert Ramos logró el pase a su primera final de Masters 1000 después de vencer al francés Lucas Pouille en un nuevo partido apretado para el catalán, que se impuso por 6-3, 5-7 y 6-1 en dos horas y 17 minutos de juego. Después de un inicio de tanteo y roturas por ambos lados, Albert demostró estar más preparado para afrontar la semifinal y aprovechó sendos errores de Pouille al servicio para cerrar la primera manga.

En un segundo set mucho más disputado y en el que Ramos estuvo a dos puntos de hacerse con el partido, Pouille le dio la vuelta de la mano de un gran tenis y un público cercano al galo y acabó forzando los errores del español en el tramo decisivo de set. Tendríamos manga decisiva y en ella, Albert se está mostrando como un auténtico especialista.

No pudo con él en cuartos el número 1 del mundo, Andy Murray, a pesar de ponerse 4-0 a favor, y tampoco Marin Cilic a pesar de colocarse 2-0. Frente a Pouille, Ramos no solo no cedió ventaja sino que la construyó de su lado, dejando a un rival mermado físicamente y su pase a la final visto para sentencia. Albert puede seguir soñando en grande. 

Lo último en Deportes