Liga Santander: FC Barcelona 5 - Mallorca 2

Messi no está para retirarse

messi
Leo Messi celebra con sus compañeros otro partido monumental.

Messi celebró a lo grande su sexto Balón de Oro. El argentino lideró un paseo del Barça ante un Mallorca atrevido que pagó sus fallos defensivos y que fue castigado por la inspiración del delantero, autor de tres tantos. El tridente culé se unió a la fiesta de Leo con dos auténticos golazos. Griezmann abrió la cuenta con una excelsa vaselina y Luis Suárez anotó de tacón uno de los goles del año.

Y eso que el Mallorca salió atrevido en el Camp Nou. Los baleares tuvieron la primera ocasión tras un eslalón de Kubo que fue despejado por la defensa local a córner. En esa jugada, Ter Stegen fue el más listo de la clase, sacó a toda velocidad y asistió desde su propia portera en un saque largo a Griezmann para dejarle sólo contra Reina para que definiese de excelsa vaselina.

Los visitantes no se recompusieron del golpe y fueron un saco de boxeo en manos de un Barça que jugaba al concurso del golazo. Messi elevó el listón al cuarto de hora sacándose un zapatazo desde 25 metros que se coló por la escuadra y que sorprendió a todo el mundo. El argentino no necesitó ni un metro para dejar visto para sentencia el choque.

Toda la mala suerte que había podido tener el Mallorca en la primera media hora, se tornó en fortuna propia en el gol de Budimir, quien con la colaboración de Lenglet anotaba su tiro por encima de Ter Stegen. El pase filtrado de Salva Sevilla fue una delicatessen.

Furia culé

El Barça se picó tras ese gol y pisó el acelerador como pocas veces se le ha visto esta temporada. Parecía una manada de búfalos que no iban a cejar hasta marcar un gol detrás de otro y vaya que si lo lograron antes del descanso. Messi en una jugada al primer toque con sus compañeros anotaba desde el sitio que tiene marcado en la frontal del área para establecer el tercero.

Ni tres minutos habían pasado cuando Suárez remató una jugada coral del Barça que mareaba al Mallorca como si fuesen alevines. El uruguayo se gustó en la definición con una vaselina de tacón que superaba el listón antes establecido por Griezmann y Messi. El jarro de agua fría para el Mallorca fue tremendo, aunque merecido por el juego desplegado por los culés.

El Barça salió de los vestuarios más relajado, conscientes de que los baleares no tenían ni la más mínima opción. Bajaron el pistón y Reina estuvo más inspirado deteniendo intentonas azulgrana. El segundo gol de Budimir con un fallo impropio de Ter Stegen –salió a por uvas– evidenciaban que los locales habían activado el modo ahorro.

Quedaba casi media hora de juego y Valverde metió la garra de Arturo Vidal para asustar a los talentosos mallorquines. Febas y Kubo tenían ganas de agradar, pero los visitantes no pudieron acercarse mucho más ante el fútbol control que ejerció el Barça. Messi, por si las dudas, hizo un nuevo hat-trick para su galería gracias a un regalo de Suárez a cinco minutos del final.

Los culés sumaron uno de los triunfos más plácidos de la temporada ante un Mallorca que está aún poco madurado, pero que puede pensar en la salvación si sus jóvenes pueden coger confianza. Messi celebró con el Camp Nou su sexto monumento al fútbol con un partido igual de bello. El argentino no está, ni mucho menos, para retirarse.

Lo último en Deportes

Últimas noticias