El lugarteniente de Froome sueña con ganar

Geraint Thomas vive el mejor día de su carrera deportiva: victoria y líder del Tour

GERAINT THOMAS
Geraint Thomas atacó al pelotón por sorpresa. (AFP)

El Sky ha hecho la primera gran criba en el Tour de Francia. En una etapa de poco más de 100 kilómetros, el equipo británico descubrió las cartas de sus rivales, mientras que ellos mantienen su baraja intacta. Geraint Thomas ganó la etapa y se llevó el liderato, mientras que Chris Froome se distanció de los gallos de la carrera, especialmente de un Mikel Landa que perdió minuto y medio.

El Movistar intentó mover la carrera con su tridente. En el ecuador de la etapa, Alejandro Valverde atacó desde lejos poniendo la duda en el Sky. El murciano llegó a marcharse casi hasta los dos minutos de ventaja con la cooperación de Marc Soler. Esa ventaja hizo que Nibali y el Bahrein moviesen ficha incrementando el ritmo en el grupo y cometiendo un gran error.

Cooperar con el Sky pasa factura a la larga y eso quedaría patente en la ascensión final a la Rosiere. En el descenso del penúltimo puerto de la jornada, el campeón del Giro 2017 Tom Dumoulin atacó y enlazó con un Valverde que iba bastante fundido por su apuesta lejana.

En el pelotón, Kwiatkowski iba seleccionando la carrera hasta el punto de dejar el grupo de favoritos reducido a 10 unidades, incluyendo el prematuro corte de Mikel Landa y Alejandro Valverde. Fue entonces, a falta de cinco kilómetros, cuando Geraint Thomas decidió arrancar dejando como secante de las reacciones rivales a Chris Froome.

La táctica le salió excelente al Sky, puesto que el lugarteniente de Froome alcanzó a Dumoulin e hicieron camino. Por detrás, Bardet y Nairo parecían ir con buenas piernas, pero el cuatro veces campeón del Tour respondía a cada ataque sin despeinarse.

La sorpresa llegó en un ataque de peseta de Dan Martin –que se había quedado en los primeros arreones entre los favoritos– al que respondió Froome. Nairo se quedó mirando a sus oponentes y estos se rieron porque había demostrado que era de largo el que mejor piernas llevaba para medirse con el inglés.

Froome se escapó con Martin en busca de Dumoulin y Thomas. En la punta de la carrera iba un Mikel Nieve –fugado desde los primeros compases- que vivió en su piel la crueldad del ciclismo siendo rebasado por Geraint a 400 metros de la meta. El británico, lastrado toda su carrera por las caídas, vivió la jornada más dulce de toda su vida deportiva. Ganó su primera etapa en el Tour de Francia y se vistió como líder. Nunca olvidará el 18 de julio de 2018.

Lo último en Deportes

Últimas noticias