Test en Alabama

Fernando Alonso probará un coche de la IndyCar a principios de septiembre

Fernando Alonso
Fernando Alonso tiene muchas ganas de conquistar las Américas.

Fernando Alonso, tras anunciar su renuncia a la Fórmula 1 para 2019, sigue siendo un agente libre en el mercado de la IndyCar. El bicampeón está sopesando las diversas opciones para llegar y besar el santo en la categoría de más velocidad de Estados Unidos y para ello hará un test a principios de septiembre –justo tras el Gran Premio de Italia– para saber sus posibilidades.

El español, siempre según informa Racer, realizará una prueba privada en el circuito de Alabama. El trazado, que no es un óvalo, permitirá a Alonso conocer cómo funcionan los monoplazas IndyCar en curva y le darán una mayor información de las posibilidades de futuro, siempre vinculadas a la estructura de Andretti en Estados Unidos.

Las primeras informaciones sitúan a Fernando en la escudería Harding –nacida en 2017, pero con un presupuesto mayúsculo– con un motor Chevrolet y siendo ayudada por Andretti y McLaren. A priori se dan los factores para que el experimento salga bien, pero Alonso podría decir que no por un factor: la falta de resultados hasta la fecha.

Una cosa que el asturiano ha aprendido de su presencia en el Mundial de Resistencia es que ya no va a haber más experimentos con gaseosa: o tiene un coche competitivo como el Toyota o no corre. Así las cosas, el test en septiembre se presume como decisivo para el futuro de Fernando Alonso, quien decidirá si Harding es el adecuado para su irrupción en la Indy.

Últimas noticias