Busca un crack para olvidar el adiós de Messi

La bomba ‘imposible’ que prepara Laporta es el fichaje de Haaland

El presidente del Barcelona busca un golpe de efecto para generar ilusión en el barcelonismo y explora las vías para intentar el fichaje de Haaland

Laporta detalla la ruina del Barça: 1.350 millones de deuda

Haaland Barcelona

A pesar de la gravísima situación económica del Barcelona, con 1.350 millones de deuda, Joan Laporta busca la fórmula para dar un bombazo que repare en parte el hueco dejado por la marcha de Messi. Y ese bombazo se llama Erling Haaland.

El fichaje del delantero noruego para el Barcelona parece ‘imposible’, a priori, pero el club azulgrana lo va a intentar si se dan dos condiciones: traspasar a Griezmann (y ahorrar su sueldo) y dividir el importe del fichaje de Haaland en varios plazos, un aplazamiento financiero al que el Borussia Dortmund, en principio, no parece dispuesto.

Laporta necesita un golpe de timón que ilusione al soci después del socavón deportivo y a sensación de horfandad que deja en el barcelonismo la marcha de Messi, por no hablar de la impotencia de pagar su sueldo por la situación de quiebra técnica que vive el Barcelona. Y qué mejor golpe de efecto que tapar el hueco de Messi con el fichaje de Haaland, uno de esos jugadores llamados a dominar el fútbol en la próxima década junto a Mbappé.

Vender a Griezmann y ahorrar su salario

Pero vayamos por partes. La primera condición necesaria (aunque no suficiente) para que el Barcelona pueda fichar a Haaland es lograr el traspaso de Griezmann. El club azulgrana sabe que está ante una de las últimas oportunidades de vender al delantero francés, que llegó al club azulgrana tras pagar 120 millones de traspaso al Atlético y que firmó un contrato ascendente por cinco temporadas a razón de 18, 18, 21, 23 y 25 millones netos.

Si el Barcelona logra traspasar a Griezmann conseguiría no sólo ingresar algo por su venta –el club azulgrana vería con buenos ojos cualquier cantidad a partir de los 40 millones, un tercio de lo que le costó el jugador– sino también ahorrarse los 21 millones netos de salario del francés, con lo que aligeraría la carga salarial de la primera plantilla y haría hueco a Haaland.

Haaland a plazos

La segunda condición, que todavía resulta más difícil que la primera, sería que el Borussia Dortmund aceptara dilatar el pago del precio pactado por el traspaso de Haaland al Barcelona en varios plazos, lo que permitiría al club azulgrana obtener el oxígeno financiero necesario para acometer una operación tan costosa como el fichaje del noruego.

A día de hoy, parece imposible que el Borussia Dortmund acepte traspasar a Haaland en esas condiciones, más aún cuando este mismo verano ha rechazado una oferta del Chelsea que rondaba los 150 millones por el noruego. El club alemán sabe que Haaland seguirá revalorizándose (salvo que se lesione) y que, con Mbappé comprometido con el Real Madrid, el noruego será la estrella del próximo mercado de verano.

Laporta quiere exprimir al máximo todas las opciones y en la de Haaland tiene a su favor el factor Mino Raiola, agente del futbolista, que podría convencer al noruego de aceptar un contrato ascendente, similar al de Griezmann, en la que en sus dos primeras temporadas aceptara un sueldo menor al que percibiría en las tres últimas.

Sin embargo, la bomba que quiere Laporta se topa de bruces con la realidad económica del Barcelona que él conoce mejor que nadie y que explicó públicamente este lunes. Es encomiable que el presidente del club azulgrana explore todas las vías para lograr el fichaje de un jugador como Haaland que ilusione al barcelonismo, pero ni a Laporta le escapa que en la situación actual, una operación así resulta imposible para el Barça. O casi imposible.

Lo último en Deportes

Últimas noticias