Athletic Club 0 -2 Barcelona: jornada 10 de liga

El Barça declara la Messidependencia (0-2)

barcelona
Los jugadores del Barcelona abrazan a Messi en el gol del Barcelona. (AFP)

Como viene siendo habitual en este arranque liguero, Messi volvió a marcar diferencias y salvó a un gris Barcelona que sigue sumando de tres en tres. El Athletic Club tuvo las mejores ocasiones en los primeros minutos, pero el argentino sentenció en una jugada donde se lo guisó y se lo comió. En la segunda, el Barcelona jugó con fuego y el conjunto vasco le puso más corazón que juego. Raúl García estrelló un balón en el larguero y Ter Stegen volvió a salvar al Barcelona. Paulinho sentenció a la contra en el descuento un duelo donde la Messidependencia alcanzó su cénit.

Porque puede que los de Ziganda no estén rozando la excelencia en las últimas jornadas pero un Athletic – Barcelona en el nuevo San Mamés siempre tiene una mística especial. Porque este partido siempre mezcla el temple culé con la raza vasca y eso siempre llama la atención de los aficionados: el aroma a partidazo cuando se enfrentan estos dos equipos siempre pulula en el ambiente.

Y este partido tenía más emotividad por la vuelta de un Ernesto Valverde que volvía a casa después de ser profeta en la tierra que le acogió como jugador y entrenador. Sabedor de las principales virtudes de un equipo al que aupó al límite de sus posibilidades, el técnico culé innovó poblando el centro del campo con la presencia de Busquets, Rakitic, Paulinho y André Gomes. Y el resto que lo decida Messi. Acabó decidiendo.

Porque la primera ocasión llegó de las botas del argentino a los cinco minutos. En balón le quedó botando dentro del área y su disparo se fue a las manos de Kepa. Esta era su carta de presentación en el partido. Si el Athletic buscaba tener alguna opción todo pasaba por frenar al faro que lleva guiando al Barcelona más de una década. Pero claro, desde un ordenador eso es fácil decirlo. En el campo la historia cambia y a Messi se le veía fino sobre el césped.

Un cuarto de hora hubo que esperar para ver la primera llegada del Athletic y con ella llegó la polémica. Lekue avanzó bien por la izquierda y, buscando el gol de bandera, lanzó un zapatazo que impactó en la mano de Umtiti. No se pitó nada y San Mamés entró en ebullición. Tras esta jugada, el Athletic se quitó los completos y llegaron cinco minutos de locura donde pasó de todo.

Al minuto siguiente Williams desperdició un buen balón de gol y en la jugada posterior Aduriz erró en un mano a mano ante el portero alemán cuando el público vasco cantaba gol. El equipo de Ziganda era un león herido con todo el hambre del mundo y lo estaba demostrando. Sólo le estaba faltando lo más importante: el gol.

Y la siguiente fue de Messi. El argentino bailó dentro del área y cuando sólo tenía que pasar a la red la estrelló contra el palo. El partido era una locura donde estaba pasando de todo. Tras estos minutos de frenesí, todo se calmó hasta que apareció el ’10’ del Barcelona para volver da dar un golpe sobre la messi. Agarró el balón lejos de la portería de Kepa, primero se asoció con Paulinho, después se la mandó a la izquierda a Jordi Alba que puso un centro para que el pichichi hiciera su gol número doce en lo que va de Liga. Palabras mayores.

El Barça declara la Messidependencia (0-2)
Messi, en la jugada del primer tanto del Barcelona. (AFP)

Messi lo había vuelto a hacer y estaba desencadenado. Al minuto siguiente jugó en el área para Paulinho que la estrelló en el larguero y después recibió una falta en al borde del área que estuvo a punto de ser penalti. El Athletic se había llevado un par de golpes en el mentón de un peso pesado argentino y estaba deseando que sonara la campana.

El Athletic perdona tras el descanso

Con más corazón que juego, el Athletic se fue a por el empate tras el paso por los vestuarios. Puede que las cosas no les estén funcionando muy bien pero este equipo siempre tendrá alma y más si juega en casa y enfrente está el Barcelona. Raúl García, máximo exponente de los jugadores con garra, tuvo en su cabeza el balón del empate pero este se estrelló en el larguero. El Barcelona no tenía el control del partido y la historia se le podía complicar.

A la hora de partido Williams también la tuvo pero su balón se fue a las manos de Ter Stegen, el segundo hombre más importante del equipo por detrás de Messi. Siempre que el Barcelona juega con fuego aparece. Y esta temporada los del Valverde están tentando demasiado a la suerte. Raúl García volvería a tener otra ocasión con un disparo lejano pero el conjunto vasco tampoco daba la sensación de poder hacer daño.

Córdoba también lo intentó ante Ter Stegen pero su volea se marchó por encima de la red. Los de Valverde apenan conectaban y en un cuarto de hora podía pasar cualquier cosa. Cuando el partido estaba a punto de morir, el meta alemán, como ya había sucedido en el descanso, volvió a salir de un duelo victorioso con Aduriz. El veterano remató a la salida de un córner y el germano sacó una mano prodigiosa que valía tres puntos.

Con el Athletic volcado en área rival, Paulinho sentenció el partido con el segundo tanto del Barcelona en el descuento. Quizá fue el partido en el que los de Valverde más bailaron en el alambre, pero sacaron adelante el duelo gracias a Messi. Queda declarada la Messidependencia en Barcelona.

Lo último en Deportes

Últimas noticias