Psicología

La curiosa historia de Jofi, el perro asistente de Freud

perro de Freud
Descubrimos quien fue y cuál es la historia del perro de Freud

Son muchos los filósofos, escritores, políticos y pensadores que han dedicado pensamientos, frases, reflexiones y tratados a los animales. Pero hubo un psicoanalista que llevó más allá la relación que tenía con sus dos perros. Se trata de Freud, padre del psicoanálisis quien por lo visto tenía dos perros, uno de los cuáles llegó a ayudarle en sus sesiones. Conozcamos ahora la curiosa historia de Jofi, el peor asistente de Freud.

La curiosa historia de Jofi, el peor asistente de Freud

En este artículo de hoy estamos hablando de dos grandes amigos cuadrúpedos de Sigmund Freud . De hecho, sabemos que el padre del psicoanálisis tenía dos perros que no eran solo mascotas. El primero que recibió el nombre de Jofi, fue un verdadero asistente de Freud durante las sesiones de terapia de sus pacientes, mientras que el segundo acompañó al neurólogo, psicoanalista y filósofo austriaco en el exilio.

Jofi fue un perro Chow-Chow que le fue entregado a Freud en 1930 por la princesa María Bonaparte (su paciente), bisnieta de Napoleón. Jofi en hebreo significa » bien, está bien » y Freud dejo testimonio de sentirse tranquilo y relajado cuando pasaba tiempo con el perro. Las horas que pasaban juntos se caracterizaron por el bienestar mental y la relajación y fue el mismo Freud quien describe así el amor por su perro «Las razones por las que se puede amar a un animal como Jofi con una intensidad tan singular son la simpatía ajena a cualquier ambivalencia, el sentido de una vida sencilla libre de conflictos con la civilización difícilmente soportables, la belleza de una existencia realizada en sí misma. Y, a pesar de la diversidad del desarrollo orgánico, el sentimiento de parentesco íntimo, de una afinidad innegable ”.

Pero en su relación no solo había afecto, bondad y amor. Freud creía que Jofi también tenía un efecto calmante, especialmente en los niños , y admitió que era útil para evaluar a sus pacientes. Cuando los pacientes estaban tranquilos, Jofi se agachaba junto a ellos para que lo acariciaran, cuando los pacientes ansiosos el perro mantenía la distancia y se quedaba al otro lado de la habitación.

No es todo. Según lo relatado por Martin , el hijo de Freud , Jofi estaba acostumbrado a seguir los sesiones entre el psicoanalista y el paciente, y con el tiempo aprendió a calcular la duración de cada encuentro. Cuando el perro bostezaba y se ponía de pie cuando habían pasado 45 minutos desde el inicio de la sesión de análisis, era la señal de «tiempo muerto». Así, Freud ni tan siquiera necesitaba reloj para calcular el tiempo de sus sesiones.

Freud estaba tan apegado a Jofi que cuando murió el perro sintió un vacío tan grande que decidió tener otro perro; eligió otro perro de la raza Chow-Chow , al que le dio el nombre de Lun . Freud se llevó a Lun al exilio cuando escapó de los nazis en 1939.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias