Inventos

¿Cuándo se inventó la cremallera?

cremallera
Descubre en qué momento se inventó la cremallera

Parece increíble pero desde la primera idea de la cremallera hasta su perfección para convertirse en la cremallera que conocemos pasaron más de 50 años de estudio y experimentación. Sin embargo, parecería un objeto muy simple: dos tiras de tela a las que se unen pequeñas cadenas dentadas compuestas por dientes de metal que, al cerrarse gracias a una corredera , encajan perfectamente entre sí. Dos topes evitan que el cursor se salga de su asiento incluso al abrir o cerrar la cremallera con particular vigor. Un invento que es quizás de los que más usamos incluso a diario. Conozcamos más sobre ella y quién cuándo se inventó la cremallera.

Cuándo se inventó la cremallera

El mecanismo de la cremallera fue concebido recién a partir de mediados del siglo XIX, tomando luego su forma definitiva entre 1913 y 1917, gracias al ingeniero sueco, naturalizado en los Estados Unidos, Gideon Sundbäck (1880-1954), quien completó su invento y archivó el patente bajo el nombre de Separable Fastener . Sin embargo, durante mucho tiempo la humanidad tuvo que prescindir de esta tecnología aparentemente tan simple.

Cordones y botones

Antes de que llegara la cremallera, el ser humano ciertamente no había renunciado a la posibilidad de unir dos piezas de tela temporalmente, sin tener que coserlas. Durante mucho tiempo, se usaron cordones y cordones de cuero, luego flanqueados por hebillas, broches y botones de metal (que se deslizaban en un ojal ). La evolución de estos instrumentos prácticos a la vez que económicos, que se inició en la prehistoria, continuó paulatinamente en la antigüedad y luego continuó entre la Edad Media y la Edad Moderna, cuando, realizados en múltiples formas (especialmente botones) y con materiales preciosos, gozaban de considerable fama entre las clases altas.

Un punto de inflexión histórico, en el campo del cierre de tela, se produjo en el siglo XIX gracias a dos innovaciones. La  primera, en 1851, fue un prototipo de cremallera desarrollado por el inventor estadounidense Elias Howe (1819-1867), también conocido por su contribución al desarrollo de la máquina de coser. En concreto, patentó un sistema de cierre para ropa consistente en una hilera de ganchos que, fijados sobre una solapa de tela, se encajan entre sí en unos alojamientos especiales cosidos sobre una segunda solapa. Este mecanismo, nunca puesto en el mercado (era frágil y costoso de producir), fue perfeccionado por el ingeniero Whitcomb Judson (1812-1909), también estadounidense. De hecho en 1893 Judson presentó la patente del llamado «Clasp-Locker» en el que una serie de ganchos, dispuestos en fila se enganchaban de forma similar a los dientes de la cremallera aunque todavía quedaba para que esta llegara.

La cremallera en el siglo XIX

Esta herramienta, presentada en la Exposición Universal de Chicago y posteriormente mejorada, no experimentó gran difusión, pero sin embargo comenzó a encontrar aplicación en algunos modelos de bolsos y zapatos. Mientras tanto, se instauraba una novedad en el mundo de los botones. En 1885, gracias al inventor alemán Heribert Bauer, nacieron los botones a presión, formados por dos discos de metal (posteriormente también de plástico), uno con una protuberancia y otro con una cavidad (así el primero, con una ligera presión, encaja en el segundo). Puestas en el mercado a principios del siglo XX, no tardaron en cosechar éxito, pero al mismo tiempo el diseño de cremalleras retomó con toda su fuerza.

Después de una serie de cuidadosos estudios, fue Gideon Sundbäck quien perfeccionó definitivamente la cremallera, quien en 1913 completó un prototipo en el que los dientes estaban más «enganchados» que los modelos anteriores, e incluso más numerosos. Además de esto, Sundbäck tuvo la idea de fijar la cremallera en dos cintas, para ser cosidas en las prendas a su vez. Refinado aún más, el mecanismo fue patentado en 1917, y encontró una aplicación inmediata en los uniformes de los marineros estadounidenses.

Poco a poco se fue imponiendo y ya a partir de la  Segunda Guerra Mundial, la cremallera plantó cara con orgullo a la competencia de los atemporales botones (que también se habían vuelto magnéticos) así como al nuevo cierre de velcro, diseñado en los años 50 por el ingeniero suizo Georges de Mestral, fundador de la empresa Velcro.

Astronautas y medicina

A pesar de sus competidores , la cremallera logró seguir su auge, apreciada por muchos diseñadores, incluso a simple vista. En la década de 1950, la cremallera sedujo a la NASA, que durante un tiempo desarrolló algunas versiones para los trajes de sus astronautas (también con velcro, desde las misiones Apolo). Los éxitos continuaron durante el resto del siglo y luego hasta el tercer milenio. Actualmente se están estudiando cremalleras microscópicas para su uso en el campo quirúrgico como alternativa a los puntos de sutura tradicionales.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias