Las claves de este curioso sonido desveladas por la Universidad de Stanford

¿Por qué crujen los dedos?

dedos
La explicación definitiva de un curioso proceso

A todo el mundo le ha pasado en alguna ocasión. Escuchar ese extraño ruido que se produce al crujir los dedos es habitual entre los seres humanos. Ya sea con gusto o con repulsión, todo el mundo ha oído como le "cascan" los dedos de tal forma que parece que se van a resquebrajar. Muchas eran las teorías que afirmaban saber el origen de estos ruidos, sin embargo, ha tenido que ser la Universidad de Stanford la que se encargue de determinar el por qué de estos chasquidos. Te lo contamos.

Una doble teoría

dedos
Varias teorías, una sola explicación

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford ha decidido saber más cosas acerca de uno de los ruidos más peculiares que puede producir el cuerpo humano. Se trata de el típico chasquido que pueden emitir los dedos y los nudillos al realizar algún que otro movimiento. Durante mucho tiempo se pensó que este sonido estaba causado por las burbujas de gases que se crean en el interior del líquido sinovial de las articulaciones. Al someter a los nudillos a movimientos bruscos, el espacio existente se agranda provocando que las burbujas se aúnen para conformar otras más grandes que estallan generando el sonido. No obstante, esta teoría fue rechazada por un estudio en el que se demostró que dichas burbujas seguían existiendo después de haber crujido los dedos. 

Sin embargo, la creencia de la Universidad de Stanford se basa en una fusión de sendas teorías. Una afirmación basada en la compatibilidad de los dos estudios que solo incluye una corrección: Al realizar movimientos bruscos, el espacio entre las articulaciones produce una liberación de burbujas de gas. No obstante, estas pompas no estallan por completo, sino que se rompen parcialmente generando los ruidos que todos conocemos. Asimismo, existe una gran cantidad de personas que es incapaz de crujir los dedos. La clave reside en que estos individuos no disponen del suficiente espacio entre las articulaciones como para que estas burbujas puedan unirse entre sí hasta generar la ruptura y el posterior chasquido.

Lo último en Curiosidades