El origen de los antibióticos modernos

Cómo se descubrió la penicilina

penicilina fleming descubrimiento
Ver Galería
Comentar

Gran parte de los descubrimientos en el mundo de la investigación se originan de forma casual. Esto mismo, conocido con el término de serendipia, ocurrió con el hallazgo de la penicilina.

Y es que en 1928, el investigador Alexander Fleming protagonizó un acontecimiento que cambiaría el curso de la historia de la Medicina. El hallazgo de la penicilina, que Fleming no dio a conocer hasta 1929, abrió las puertas de la revolución antibiótica.

penicilina fleming descubrimiento

Muchas especialidades médicas no existirían hoy si Fleming no se hubiera encontrado en una placa de su microscopio un hongo bautizado como “Penicillium notatum”. Por ello, vamos a explicaros a continuación cómo fue la casualidad que originó este importante descubrimiento…

Cuál es el origen de la penicilina

Todo comenzó a finales de julio de 1928 cuando, antes de irse de vacaciones, Fleming dejó unas 50 placas inoculadas para que creciera una bacteria patógena, el estafilococo. A su regreso, el 3 de septiembre, en el desordenado laboratorio encontró una de esas placas contaminada con un moho.

penicilina fleming descubrimiento

En lugar de tirar a la basura ese experimento fallido, la curiosidad de Fleming le impulsó a analizarlo. Observó que, alrededor del hongo, las colonias de estafilococos más cercanas a él estaban muertas, mientras que las más lejanas se habían reproducido normalmente. Inmediatamente, se percató de que el hongo, llamado Penicillium notatum, había liberado alguna sustancia bactericida, que Fleming bautizó como penicilina.

De la serendipia al Nobel de Medicina

Alexander Fleming abandonó sus trabajos entre 1929 y 1931 porque sus experimentos le indicaron que aquella sustancia no permanecería en el cuerpo después de ser inyectada y que por ello no podría servir para tratar una infección.

penicilina fleming descubrimiento

Sin embargo, sus artículos y conferencias acerca del tema fueron retomadas por Howard Florey, Ernst Chain y Norman Heatley, quienes purificaron la penicilina y la usaron en ratones infectados con estafilococos para salvarles la vida. Después de superar los ensayos clínicos en humanos, Florey, Chain y Fleming recibieron el premio Nobel de Medicina en 1945 por el descubrimiento y producción de la penicilina. Aquello estimuló la búsqueda de nuevos antibióticos y transformó la medicina.

La penicilina como origen de los antibióticos

La penicilina comenzó a utilizarse de forma masiva en la Segunda Guerra Mundial, donde se hizo evidente su valor terapéutico. Desde entonces, se ha utilizado con gran eficacia en el tratamiento contra gran número de gérmenes infecciosos, especialmente cocos. En este sentido, se ha mostrado sumamente útil para combatir enfermedades como la gonorrea y la sífilis.

descubrimientos accidentales

En realidad, la penicilina inició la era de los antibióticos, sustancias que han permitido aumentar los índices de esperanza de vida en prácticamente todo el mundo. De hecho, el modelo de preparación de los antibióticos proviene de la penicilina.

De la misma manera, la relativa simplicidad del núcleo de la estructura de esta sustancia, así como la facilidad de las sustituciones en sus radicales extremos, han permitido que, en la actualidad, se encuentren numerosas penicilinas semisintéticas o sintéticas.

Últimas noticias