Los burros antiincendios se cobran una nueva renuncia pero Mollà sigue indemne

Mireia Mollà, consejera del Gobierno valenciano.
Mireia Mollà, consejera del Gobierno valenciano.

La jefa de servicio del Area de Medio Natural de la Consejería de Agricultura, que dirige Mireia Mollà (Compromís), ha renunciado a su cargo a consecuencia el expediente abierto por la muerte de 10 burros antiincendios en el Desert de Les Palmes, en Castellón. Se trata de la segunda renuncia relacionada con este caso. El pasado octubre, al poco de saltar el escándalo, también dimitió el director general de Medio natural de la citada consejería. Por su parte, Mireia Mollà ya eludió cualquier responsabilidad sobre el tema en la misma comparecencia en la que dijo haber conocido lo sucedido por un tuit. El asunto está siendo investigado por la Fiscalía de Castellón a raíz de una denuncia presentada por el Partido Popular.

El pasado agosto, medio centenar de burros fueron trasladados al Desert de Les Palmes, en Castellón. Formaban parte de un proyecto de la Consejería por el que, al alimentarse de hierbas y ramas, generarían cortafuegos que impidieran la propagación de posibles incendios en el medio natural. Sin embargo, no salió bien. Al menos una decena de burros murieron y el proyecto se canceló precipitadamente, para saltar a la opinión pública. El director general de Medio Natural de la Consejería de Mollà dimitió de su cargo el mismo día en que ella comparecía ante los medios para explicar lo sucedido.

Las explicaciones de la consejera valenciana no contentaron al Partido Popular que presentó una batería de preguntas ante la Mesa de las Cortes Valencianas relacionadas con este asunto y llevó la muerte de los 10 burros ante la Fiscalía de Castellón, que abrió diligencias para conocer el fondo de lo sucedido y establecer si había existido o no la posible comisión de presuntos delitos. Esa investigación continúa.

Casi 4 meses después de la primera dimisión, quien ha dejado el puesto ha sido la jefa del servicio del Area de Medio Natural. Es decir, la que era subordinada del primer dimitido. Según informa Efe de fuentes de la consejería, la renuncia de la ahora dimitida se ha producido por voluntad propia. Sin embargo, la decisión se produjo una vez la ahora dimitida conoció que su nombre había sido supuestamente incluido en el expediente abierto a raíz de la muerte de los burros. En su nuevo destino, pasará a ocupar plaza en la dirección territorial de Valencia. No es descartable nada en el futuro, por cuanto el expediente continua abierto.

Lo último en Alicante

Últimas noticias