ERC sube el tono con el PSOE a cuenta de Netflix y obliga a Sánchez a negociar otra vez

Sánchez ha dado ordenes expresas de desactivar el incendio provocado por la Ley del Audiovisual y garantizar el apoyo de ERC al Gobierno

El Gobierno dice ahora que el pacto con ERC no obliga a Netflix y a HBO a doblar al catalán

El Gobierno obligará a Netflix y Telefónica a tener un 6% de su catálogo en catalán y un 9% en castellano

Cataluña coronavirus
Pedro Sánchez y Pere Aragonés.

Noche de teléfonos entre el Palau de la Generalitat y el Palacio de La Moncloa. Desde Pere Aragonés hasta Pedro Sánchez por mensajería. Aunque con Gabriel Rufián, Héctor Gómez, Laura Vilagrà y Félix Bolaños como principales interlocutores al teléfono. Pese a que el problema proviene de la Ley General del Audiovisual que depende del Ministerio de Economía y Transformación Digital. La advertencia de ERC va en serio. Y no sólo amenazan con tumbar dicha norma, aprobada ayer en Consejo de Ministros, sino que también han advertido a los socialistas que iban a impedir la aprobación de los Presupuestos. Bolaños mantiene que no se lo pueden permitir. Pero anoche, desde ERC, le recordaron que «lo hemos hecho dos veces, y podemos repetirlo una tercera sin remordimientos».

Esto último ha hecho saltar todas las alarmas en Moncloa. Y ha obligado a descolgar el teléfono para abrirse a negociar de nuevo. Aunque en Economía durante toda la jornada han asegurado que lo de obligar a Netflix y HBO a producir en catalán es imposible. Teniendo en cuenta esa afirmación del departamento que dirige Nadia Calviño, que tras finalizar la rueda de prensa posterior a la reunión ministerial su equipo reafirmaba a los periodistas, dando por hecho incluso que Rufián y ERC estaban al corriente cuando dieron luz verde al acuerdo, la gran duda es qué margen de maniobra tiene el Gobierno para salvar la Ley del Audiovisual y los Presupuestos.

El calendario acecha y el gabinete ministerial tiene mucha faena por delante, hasta el punto que de aquí a final de año se celebrarán dos reuniones semanales, como para perder un solo minuto en una batalla que se creía superada. Y es que sin los votos favorables de los 13 diputados de ERC el número de apoyos a las cuentas quedaría en 169. Además, de incumplirse el acuerdo con Esquerra, los cinco de Bildu también podrían descolgarse, ya que en su pacto con el PSOE también se recogía la cuestión del doblaje al euskera. Y, a todo eso, el PNV sigue sin aclarar el voto de sus seis representantes. El optimismo de hace una semana en Moncloa puede torcerse si en el Senado alguien decide devolver las cuentas al Congreso. JXCat lo exige y ERC no lo descarta. Como mínimo decaería el calendario previsto por el Ejecutivo para dar cumplimiento a su plan de recuperación y los fondos europeos.

Sánchez ha dado órdenes expresas este martes desde El Cairo (Egipto), donde se encuentra de viaje oficial, de solucionar este incendio con la mayor brevedad posible. Y de nuevo ‘súperBolaños’ se ha puesto al frente de una operación delicada que pasa por cumplir con sus socios, con la legalidad europea y no molestar mucho más de lo que ya lo están las principales compañías del sector audiovisual de las que el presidente espera tanto tras muchas promesas para convertir a España en el Hollywood del sur de Europa.

Los próximos días se avecinan intensos para los equipos negociadores del PSOE y ERC. Y cruciales para el devenir de la legislatura. Los de Pere Aragonés tienen a sus socios de Junts y la CUP aumentando cada vez más la presión y episodios como los de este martes no ayudan. Si en febrero JXCat salta del Gobierno y se ve abocado a un adelanto electoral, regalar los Presupuestos al PSOE a cambio de nada le puede salir muy caro.

Lo último en España

Últimas noticias