Recién nacido

Vista del recién nacido: cómo cambia y evoluciona, mes a mes

vista del recién nacido
Descubre cómo evoluciona la vista del bebé mes a mes

Aunque los bebés nacen con visión completa, lo cierto es que esta debe mejorar durante los primeros meses y sobre todo en el primer año de vida. Esto se debe a que el desarrollo anatómico del ojo está casi completo, pero no el funcional. Por ello, tal vez dudes sobre cómo ve el recién nacido o de hecho, qué cosas ve. Por este motivo vamos a ofreceros ahora todos los detalles sobre la vista del recién nacido, cómo cambia y evoluciona mes a mes, hasta llegar a su primer año de vida.

Vista del recién nacido: cómo cambia

La vista es sólo el aspecto sensorial del mecanismo más complejo que toma el nombre de función visual . Este es el conjunto de estructuras y funciones que conectan el ojo con el cerebro . Cuando hablamos de función visual, por tanto, no nos referimos a una capacidad genérica de “ver”, sino a capacidades sensoriales como la agudeza visual, la sensibilidad al contraste, el sentido cromático , el movimiento , la velocidad , el sentido de la profundidad y el reconocimiento de formas.

En el recién nacido, este conjunto de funciones se desarrolla desde el nacimiento (donde ya existe una, aunque inmadura, función visual) y se estabiliza aproximadamente alrededor de los 3 años , fecha a partir de la cual es posible buscar trastornos oculares que impliquen defectos de la visión (vicios de refracción).

La maduración del sistema visual del recién nacido está condicionada por la interacción de tres factores: genético, madurativo y ambiental. Una característica clave del desarrollo de la visión es el diámetro del globo ocular y el de la córnea .

Al nacer (en bebés a término) es de 16,5 mm y la medida definitiva (que en adultos es de 24,5 mm) se alcanza recién en el tercer año de vida . Por este motivo los ojos de los recién nacidos al nacer son casi todos hipermétropes, dando así una visión más borrosa de los objetos cercanos. El diámetro corneal, por el contrario, en los recién nacidos a término es de unos 9,8 mm y el mayor desarrollo se produce en el primer año de vida para situarse en torno a los 11,7 mm a los 7 años.

También se debe considerar cómo el desarrollo de la visión del niño se articula en varios frentes. Además del tamaño del globo ocular y de la córnea, de hecho, también hay que tener en cuenta las inserciones musculares , la vascularización de la retina , la maduración de la mácula , la mejora del sistema pupilar y la mielización del nervio óptico .

Además de estos elementos físicos, el desarrollo de la visión de un recién nacido pasa también y sobre todo por la maduración de la corteza visual , es decir, esa parte del cerebro que se ocupa del procesamiento de imágenes.

La mirada del recién nacido de 0 a 3 meses

  • La vista al mes: Al nacer, el recién nacido es muy sensible a la luz intensa , tanto que es capaz (como ya sucedía dentro del útero) de percibir la diferencia entre la luz y la oscuridad. Su visión periférica está más desarrollada que su visión central, por lo que puede distinguir los contornos pero no los detalles y ni siquiera los colores. En esta fase puede ver a una distancia de no más de 20-25 cm, lo que es suficiente para que los ojos del bebé vean el pecho de la madre . Al final del primer mes, se define el reflejo de cierre de los párpados ante la luz intensa.
  • La vista a los dos meses: Desde el final del primer mes el recién nacido sigue los objetos en movimiento y en este período se estabiliza el paralelismo de los ejes visuales. Hacia el final del segundo mes , es más probable que los recién nacidos centren su vista en los rostros de sus padres y de quienes los rodean.
  • La vista a los tres meses: Durante el tercer mes de vida, madura la capacidad del recién nacido para enfocar y fijar objetos . Además, se perfeccionan los movimientos de seguimiento ocular , llegando a su completo desarrollo. Además, gracias a la adquisición de estas dos habilidades, el recién nacido comienza a desarrollar la coordinación ojo-mano .

La vista del recién nacido de 3 a 12 meses

  • Después de los primeros tres meses, el desarrollo de la visión del recién nacido continúa con un aumento de la agudeza visual (hacia el cuarto mes), también gracias a la capacidad de manipular objetos, reconoce rostros y objetos familiares, tiene una buena visión de los colores y aumenta la percepción de profundidad gracias al trabajo coordinado de los dos ojos que devuelven una imagen tridimensional (dentro del quinto mes), logra captar objetos (dentro del sexto mes) y mueve la mirada de un objeto a otro teniendo movimientos oculares coordinados (dentro del séptimo mes).
  • Posteriormente adquiere la capacidad de manipular objetos (entre el séptimo y el décimo mes) y perfecciona todas las demás funciones visuales adquiridas anteriormente.

Problemas de visión en recién nacidos: síntomas y signos

Hay varios trastornos y problemas que pueden afectar la visión del recién nacido. Los que pueden acarrear problemas graves en el desarrollo de la visión normal son las que se producen en los primeros meses de vida . Van desde el estrabismo hasta las cataratas (congénitas o traumáticas), condiciones que pueden alterar el desarrollo visual y causar una reducción en la visión de un ojo ( ambliopía ).

Los controles oculares (eye screening) se realizan incluso antes del alta hospitalaria con la prueba del reflejo rojo retiniano que permite identificar enfermedades graves como el cáncer de ojo, las cataratas congénitas y el glaucoma congénito. Al sexto mes el pediatra (o un especialista) comprueba la capacidad de fijación y seguimiento de la luz, así como la alineación ocular .

Durante los distintos controles de salud , especialmente el del octavo mes durante el cual se repite la prueba del reflejo rojo, el pediatra comprueba el desarrollo de la visión del bebé .

Sin embargo, solo alrededor de los 4 años de edad es posible medir la vista de manera confiable .

Otros signos que pueden representar un síntoma de un problema de visión (y no solo), son el lagrimeo excesivo , el enrojecimiento de los párpados, la rotación constante de los ojos, la excesiva sensibilidad a la luz o una pupila que aparece blanca . Estos signos pueden indicar la presencia de una infección, un problema con el control de los músculos oculares, presión alta en el ojo o la presencia de un tumor ocular .

Cualquiera de estos síntomas o cualquier visión anormal debe llamar la atención del pediatra.

Lo último en Bebés

Últimas noticias