Cuidados del bebé

¿Por qué los bebés regurgitan y cómo saber si es un problema?

¿Por qué los bebés tienen regurgitación y cómo saber si es un problema? Descubre a qué se debe que los bebés expulsen la leche una vez la han tomado.

regurgitacion
Porqué se produce la regurgitación del bebé y cuándo puede ser un problema

Cada vez que toman leche, es normal que se produzca la llamada regurgitación del bebé, ¿pero sabes porqué lo hacen?. Te lo explicamos a continuación con todo detalle, además de daros las pautas para saber si existe algún problema en el caso de que lo hagan muy a menudo o cuando en teoría, no les toca.

¿Por qué los bebés regurgitan y cómo saber si es un problema?

regurgitación

Después de succionar, es normal que notes como el bebé parece que va a llorar, o peor, actúa como si no pasara mucho, pero de repente vemos como la leche que acaba de tomar sube hacia arriba y a la echa sin más. Además de cualquier daño a la ropa, todo vuelve a la normalidad en minutos, pero el episodio genera dudas en los padres. ¿Está todo bien?. Lo cierto es que no tenemos porqué preocuparnos por nada si bien se ha producido la llamada "regurgitación" que es muy común en los primeros meses después del nacimiento, pero en la mayoría de los casos no tiene consecuencias para la salud.

Resulta que al nacer, el sistema digestivo del bebé aún se está desarrollando. Después de todo, en el útero de la madre no tiene la oportunidad de entrenar cómo tragar una comida. El esfínter, que es una especie de anillo que controla el paso de alimentos entre el esófago y el estómago, todavía no funciona lo suficientemente bien, por lo que a veces la leche vuelve a subir rápidamente.

Esta regurgitación inofensiva se llama reflujo fisiológico, que, como su nombre indica, es un paso normal en el funcionamiento del pequeño organismo. A partir de los cinco meses, las habilidades digestivas mejoran y la leche sigue su flujo en la dirección correcta: solo hacia abajo. Todavía es común que ocurran algunos episodios hasta después del primer año.

Sin embargo, para una pequeña porción de niños, la regurgitación es más dramática. Hay gritos intensos antes y después de amamantar , ya sea leche materna o de fórmula, y el líquido sale de la boca como un vómito intenso y voluminoso. Las contracciones musculares son más significativas y el estrés involuntario irrita al bebé. Nos enfrentamos al reflujo patológico .

Cuando el reflujo se convierte en enfermedad

En el caso de que se produzca ese tipo de reflujo patológico, es porque el bebé es incapaz de retener la comida en el estómago. En este caso, la comida regresa con los ácidos que digieren el estómago, y estas sustancias causan daños en el tracto digestivo". Además del mal funcionamiento del esfínter esofágico, las alergias alimentarias como la leche también están involucradas en el inicio del reflujo patológico.

El malestar surge en el esófago pero se propaga rápidamente. Con acidez constante y problemas de digestión, el niño comienza a perder peso o tiene dificultades para aumentar de peso, tiene tos, sibilancias e incluso puede tener algunas dificultades de desarrollo. Por eso es tan importante diferenciar un tipo de reflujo de regurgitación de la otra.

Muy a menudo, el diagnóstico es clínico, ya que los signos de daño a menudo son evidentes. En condiciones más severas, se puede recomendar el hacer pruebas como sonda y anestesia, para analizar la incidencia y el daño del reflujo. A veces las pruebas de sangre e imágenes también entran en juego si es necesario.

Posteriormente, el tratamiento a menudo involucra medicamentos conocidos como protectores gástricos, que contrarrestan el poder destructivo de los ácidos del estómago y otros medicamentos que ayudan a regular el funcionamiento del sistema digestivo. Todo para ayudar al cuerpo a pasar por este tipo de período de entrenamiento. Después de los dos años, la mayoría de los niños mejoran, pero en casos muy raros, es posible que se tenga que recurrir a una cirugía.

Cómo suavizar

En el reflujo fisiológico, las medidas simples son suficientes. El bebé debe tener la cabeza más alta que el cuerpo al momento de amamantar y después de la comida, el mejor lugar es en el regazo, inclinado sobre el hombro, donde el bebé será bueno que permanezca hasta que regurgite.

Otros métodos, incluyen elevar un poco la almohada de la cuna o fraccionar la dieta en pequeñas porciones para que el estómago esté menos lleno, y el niño aprenda a comer poco a poco.

Lo último en Bebés

Últimas noticias