Embarazo

Principales cambios del gusto y el olfato durante el embarazo

Uno de los primeros problemas que notaremos al estar embarazadas son esos cambios del gusto y el olfato que empezamos a desarrollar.

Principales cambios del gusto y el olfato durante el embarazo
Cambios del gusto y el olfato durante el embarazo

Uno de los primeros problemas que notaremos al estar embarazadas son esos cambios del gusto y el olfato que empezamos a desarrollar. Como si tuviéramos un sentido amplificado, cada uno de los olores y a veces, de los gustos que notamos parecer ser totalmente distintos. Se potencian algunos olores y se eliminan otros, podemos incluso notar algunos mareos con alguna colonia extrema o ingrediente que no nos gusta. Con el gusto pasa lo mismo, aquel plato que nos encanta deja de ser tan apetecible. Son pequeños cambios que tienen una explicación.

Cambios del gusto y el olfato durante el embarazo

  • El olfato se potencia de una forma extraordinaria. La llamada hiperosmia no afecta a todas las embarazadas por igual, pero en la mayoría de los casos se hace notar. Un aumento de los estrógenos es el culpable de esta molesta sensación. Habrá algunos olores que nos encantaban que ahora no podremos ni acercarnos, aquella colonia o familiar con olor típico nos pueden llegar a molestar.
  • El olfato y el gusto guardan una relación. Durante el embarazo son dos de los sentidos que más cambian. El mismo proceso que sufre el olfato es el que debe sortear el gusto, pero en este caso, puede llegar a ser peligroso. La alimentación es algo muy importante para toda mujer que está esperando la llegada de un bebé, no comer bien puede tener algunas consecuencias.
  • Los primeros meses notaremos que tenemos una sensibilidad mayor en cuanto al gusto. Aquellas salsas increíbles que nos encantaban ya no tendrán secretos, notaremos hasta el número de dientes de ajo que lleva. Un sentido demasiado elevado que puede ser perjudicial.
  • A medida que pasan los días se puede generar un sabor extraño en la boca. Una base metálica que afectará a todos los alimentos. Algunos de nuestros platos favoritos pasarán a ser desagradables o viceversa. Podemos empezar a probar algunos alimentos nuevos o directamente apostar sobre seguro y quedarnos con los que nos apetezcan más.
  • El acido clorhídrico que el estómago usa para digerir la comida empezará a llegarnos en menor cantidad. Por eso, tendremos antojos de sabores ácidos, el limón o el vinagre pasarán a aderezar algunos platos sin motivo alguno. Es una forma de ayudar al propio cuerpo en este proceso natural que puede llegar a ser un tanto molesto.

Estos son los principales cambios que percibiremos en el gusto y el olfato, dos de los sentidos que más cambian durante el embarazo. Acostumbrarnos a esta etapa es un factor clave para poder continuar con nuestras rutinas diarias.

Lo último en Bebés

Últimas noticias