Embarazo

Cómo reconocer los primeros movimientos del feto

Descubre cuándo empieza a moverse el feto y cuándo dichos movimientos comienzan a ser perceptibles por parte de la mujer embarazada.

movimientos del feto
Claves para reconocer los primeros movimientos del feto

Cuando una mujer queda embarazada siente curiosidad sobre cómo va a ser el desarrollo del feto, pero es cuando llega el segundo trimestre cuando estas dudas crecen ya que comienzan a notarse los primeros movimientos del feto. Pero…¿cómo reconocer esos movimientos?

A medida que la barriga de la madre va creciendo durante el embarazo, es normal que se noten ciertos movimientos e incluso en ocasiones, se producen ruidos, pero esto no quiere decir que correspondan al feto en sí. Los órganos del cuerpo se mueven para poder acoger al feto en desarrollo, de modo que debemos saber diferenciar cualquier movimiento y saber cuáles de estos son provocados por el bebé.

Cómo reconocer los primeros movimientos del feto

movimientos del feto

Lo primero de todo es señalar que los movimientos fetales comienzan a producirse a partir de la semana 20 de embarazo, de modo que a partir del quinto mes, ya podemos estar atentas a nuestra barriga y comenzar a notar que nuestro bebé ha empezado a moverse.

Sin embargo, los movimientos, incluso aquellos que no se atribuyen directamente al feto, se pueden encontrar mucho antes y son distinguibles en función de sus características.

Durante las primeras semanas de gestación, para ser exactos a partir de la octava semana de embarazo, el ginecólogo podrá registrar los primeros movimientos del embrión al observarlos mediante un examen de ultrasonido . Sin embargo, estos no deben considerarse movimientos en todos los aspectos, ya que son reflejos o emociones involuntarias emitidas por el embrión mismo y tampoco es que la madre los vaya a notar en su interior.

Solo hacia la semana 11 y 12 de gestación, cuando el feto ha alcanzado un tamaño que puede variar entre 5 cm y 7 gramos de la undécima semana a 6.5 cm y 18 gramos de la duodécima, el médico, siempre a través de la ecografía, podrá detectar los primeros movimientos verdaderos del bebé.

Tampoco en este período, la futura madre va a poder sentir el movimiento de su bebé, pero en cambio, sí que va a poder percibir pequeñas emociones dentro del vientre, jadeos o un ligero susurro, que a menudo se comparan con las llamadas «mariposas en el estómago» que decimos sentir cuando estamos enamorados.

Tales movimientos y ruidospueden o no atribuirse al feto. En el primer caso, es decir, cuando estos movimientos imperceptibles se atribuyen al feto, podemos hablar de hipo que el feto emite precisamente generando una sacudida rítmica dentro del vientre que puede ser percibida por la mujer embarazada de una manera no bien definida.

En el segundo caso, cuando los movimientos no se atribuyen al feto, pueden considerarse movimientos del útero que lentamente comienzan a agrandarse para dejar espacio a la nueva criatura que está creciendo dentro.

Reconociendo los primeros movimientos del feto

Para las mujeres embarazadas que deseen poder reconocer los movimientos del feto, tienen que saber que la percepción del bebé será casi diaria a partir de la semana 18-20, como hemos señalado (aunque dependerá mucho de cada mujer).

En este período, la mujer puede comenzar a distinguir las primeras pataditas dadas por el niño. A medida que avanza la gestación, los movimientos se hacen más fuertes y más marcadas y, sobre todo, más frecuentes.

Sin embargo, hemos de tener cuidado con la frecuencia de los movimientos, así como su fuerza, si bien pueden variar de un niño a otro, ya que hay bebés mucho más activos que otros .

Una vez que la mujer embarazada ha entendido cómo reconocer los primeros movimientos del feto, después del momento mágico de descubrir dichos movimientos, puedes usar estos como datos indicativos sobre la salud del bebé.

Durante el tercer trimestre del embarazo, de hecho, hacia la semana 32, los movimientos fetales activos se convierten en una herramienta importante para la madre que, al escucharlos, puede verificar el bienestar de su bebé.

Se deben considerar sin embargo tres factores que pueden hacer que no se noten los movimientos del bebé:

  • El líquido amniótico : que puede amortiguar los movimientos del feto:
  • Los ciclos de sueño-vigilia del feto : por lo general, estos ciclos duran aproximadamente de 20 a 40 minutos pero nunca superan los 90 minutos. Por lo tanto, la futura madre también debe tener en cuenta estos períodos de inactividad fisiológica del feto;
  • Frecuencia de movimientos: el rango , siempre indicativo, se estima entre 16 y 45 movimientos fetales por hora.

Qué hacer cuando dejan de notarse los movimientos del feto

Cuando llegan las últimas semanas de embarazo, será bueno que la futura madres verifique los movimientos del bebé e informe al médico en el caso de que hayan disminuido o cesado, teniendo en cuenta que los movimientos activos fetales diarios no deben ser inferiores a 10.

En estos casos, se deberá llevar a cabo una evaluación preventiva independiente incluso antes de alertar al médico, en la que puede ser útil que la mujer embarazada se acueste en la cama o el sofá y estimule los movimientos del bebé moviendo su mano sobre la protuberancia del bebé. Si la reactividad es mínima o está completamente ausente, en este caso es necesario notificar al médico.

Lo último en Bebés

Últimas noticias