Psicología

Autoestima: 10 cosas que no se deben decir a los niños

Puede pasar que estés estresado y no des importancia, pero ciertas frases, muchas veces pronunciadas sin voluntad de herir, sino simplemente superficialmente en momentos de enfado o prisa, deben evitarse del todo con los niños. 

8 maneras de desarrollar la autoestima entre los niños

Frases positivas de autoestima para niños

Cómo estimular la autoestima del niño en solo diez pasos

Libros que mejorarán la autoestima de tus hijos

autoestima
Descubre las cosas que no debes decir a tus hijos para no afectar su autoestima

La confianza en uno mismo, la conciencia de poder lograr algo, de poder contar con las propias fuerzas, de tener éxito en una empresa que ha comenzado, son pequeños logros cotidianos que un niño comienza a realizar desde los primeros días de vida. Y es, precisamente en los primeros días, meses y años de vida, que la autoestima personal necesita afirmarse y consolidarse para dar vida al adulto del mañana seguro de sí mismo, dispuesto a afrontar desafíos y batallas, sabiendo que puede hacerlo pero con todas las herramientas para levantarse en caso de caída. Descubramos entonces a continuación, 10 cosas que no se deben decir a los niños si no quieres que afecte a su autoestima.

Autoestima: 10 cosas que no se deben decir a los niños

Los padres son los mejores aliados para transitar autoestima a los niños. Sus palabras, y su comportamiento hacia su hijo, le ayudan a ganar confianza en sí mismo y, al mismo tiempo, en el mundo que le rodea.

Sucede, sin embargo, muchas veces por distracción, superficialidad, ira, cansancio… que ciertas frases, ciertas palabras, ciertas expresiones, aparentemente inofensivas, pronunciadas, tal vez, con todas las buenas intenciones del mundo, ponen en grave peligro la capacidad del niño para confía en su propia fuerza y ​​creer en si mismo. Y, precisamente por eso, deben evitarse. De todas las formas posibles.

Toma nota entonces porque estas diez, son las frases que es mejor evitar decir a los niños si no quieres herir su autoestima:

  1. «Te ayudo, tú no sabes»:  María Montessori dijo que uno nunca debe, de ninguna manera, inhibir a un niño que está tratando de hacer algo. Sin ser Montessori radical, está claro que decirle a un niño que es incapaz de hacer algo es una forma equivocada de llamarlo inepto. El consejo es dejar que lo haga, interviniendo sólo si el propio niño pide nuestra ayuda o se pone nervioso.
  2. «Tu hermano, tu hermana, los niños…. se portan bien, ¿por qué tú no?»: Cada niño tiene su propia personalidad, su propio camino, su propia historia. A nadie le gusta que lo comparen con los demás, especialmente cuando la comparación implica críticas. Por lo tanto, nunca cedas a este instinto. El niño debe ser evaluado en su singularidad, como ser autónomo y distinto.
  3. «Eres un niño malo»: Al margen de que los adjetivos ‘malo’, ‘feo’, ‘caprichoso’… deberían limitarse (¿qué significa decir ‘malo’ a un niño?), está bien establecido que un niño al que durante toda su vida se le define como ‘malo’ terminará creyéndolo, favoreciendo la idea que otros le han impuesto.
  4. «Eres un chico y deberías hacer esto», «Las niñas no hacen eso». Los estereotipos conductuales deberían prohibirse. No existen comportamientos masculinos y femeninos por excelencia.
  5. «¡Basta, ya eres grande para eso!»: Es una frase que mamá y papá suelen repetir a los niños cuando tienen la impresión de que se están comportando de forma incorrecta, no acorde con sus expectativas. En realidad, todo niño es grande o pequeño según la situación en la que se encuentre y el estado de ánimo que lo atraviese. Cargar a un niño con la responsabilidad de ‘ser demasiado grande’ es una forma como cualquier otra de hacerlo sentir inseguro, a merced del juicio de los demás. Sobre todo si esto sucede cuando acaba de llegar un hermanito.
  6. «¡Eres estúpido!»: No hay sentencia más humillante y ofensiva para un niño. Debe evitarse siempre.
  7. «Estoy muy decepcionado. Esperaba más»: Todos los padres tienen expectativas de sus hijos. Es humano e impensable que no sea así. Las expectativas, sin embargo, no deben convertirse en reclamos. Cada niño da lo que puede dar y todos los niños quisieran hacer felices a sus padres.
  8. «¡Con todos los sacrificios que hemos hecho por ti!»:  Otra frase terrible para decirle a un niño. Eso le inculca el sentimiento de culpa sin siquiera ayudarlo a dar más.
  9. «Siempre eres el último. ¡Apresúrate!»: Una vez más, no siempre es fácil quedarse callado. Los niños son los derrochadores de tiempo por excelencia. Es evidente, sin embargo, para ellos el concepto de tiempo es relativo. Hasta la edad escolar no saben realmente lo que significa temprano o tarde y no tienen o no deberían tener el día puntuado como el nuestro.
  10. «¡Para!»: Las órdenes perentorias no están destinadas a ayudar al niño a crecer. Sino solo para obtener inmediatamente lo que necesitamos. Ante cualquier reacción de oposición del niño, en la medida de lo posible se debe tratar de comprender las razones y, por lo tanto, intervenir en consecuencia.

Lo último en Bebés

Últimas noticias