Cuidados del bebé

Acné neonatal: Causas y remedios para el acné del bebé

Descubre cuáles son todas las causas del acné neonatal, un tipo de acné ligero que suele afectar a muchos recién nacidos y cómo se puede tratar.

acné neonatal
Descubre qué causa y cómo tratar el acné neonatal

El acné es algo que siempre nos lleva a pensar en la adolescencia o en los cambios hormonales, pero ¿sabías que algunos bebés también pueden tener granitos de forma inesperada? Por suerte, es algo pasajero pero no estará de más que conozcamos mejor a qué corresponde el acné neonatal: Causas y remedios para el acné del bebé.

Acné neonatal: Causas y remedios para el acné del bebé

acné neonatal

Apróximadamente, el 20% de los recién nacidos sufren del llamado acné neonatal y suele ocurrir más en niños que en niñas. Normalmente se produce en los primeros meses de vida con pequeñas lesiones rojas, a veces llenas de pus ubicadas en la frente, nariz y mejillas del bebé. La condición produce enrojecimiento de la cara a veces, de modo que estas lesiones pueden confundirse con las de dermatitis atópica. Sin embargo, la dermatitis atópica tiende a caracterizarse por manchas no solo en la cara, sino también en los brazos y las piernas, e incluso la espalda, además que suele producir bastante picor. En el caso de que se trate de dermatitis, notarás como el bebé (debido a ese picor), se intenta frotar contra tu cara o tu pecho cada vez que lo coges. O también que veas como se frota o se mueve intranquilo cuando está en la cuna.

Causas

En el pasado se pensaba que el acné neonatal podría depender de alguna manera de la leche materna. Sin embargo, la condición puede desarrollarse tanto en niños amamantados como alimentados artificialmente. De hecho, no hay evidencia de que las lesiones pequeñas dependan de la leche o de lo que come la nueva madre si amamanta. Aunque el origen de este problema no está claro, hoy tendemos a pensar que el acné neonatal ocurre debido a la acumulación de hormonas maternas, especialmente estrógenos, en la sangre del recién nacido.

Antes del parto, estas hormonas circulan en la sangre materna y fetal y son eliminadas adecuadamente por el hígado de la madre. En el momento del parto, con el corte del cordón umbilical, la comunicación entre el torrente sanguíneo de la madre y el niño se interrumpe y, por lo tanto, las hormonas maternas deben ser eliminadas por el hígado neonatal, ciertamente no tan eficiente como el materno. El exceso de hormonas va a estimular las glándulas sebáceas de la cara, tal como sucede durante la adolescencia, promoviendo la formación de granos. Como resultado, el acné desaparece tan pronto como el cuerpo del bebé puede deshacerse de todas estas hormonas, generalmente a más tardar el tercer mes. La prevalencia de la manifestación en los niños varones se explica por un pequeño exceso de hormonas asociadas con la producción de andrógenos testiculares.

Habiendo comprobado que la leche y la lactancia materna no influyen en la apariencia o el curso del acné, puede suceder que se alimentan con leche materna tengan acné neonatal durante un período de tiempo más largo, porque con la leche materna sí que reciben, aunque sea una mínima cantidad, hormonas maternas. Además, las lesiones pueden empeorar por la salivación continua del bebé y por cualquier regurgitación ácida, especialmente cerca de las mejillas. Para minimizar esta posibilidad, es bueno usar ropa de algodón y tener mucho cuidado al limpiar las zonas cubiertas por los granitos.

Tratamiento

El acné neonatal es una afección benigna por lo que no requiere ninguna terapia. No es necesario aplastar las pústulas de ninguna manera, y mucho menos aplicar aceites o lociones contra el acné, que podrían ser demasiado agresivas para la piel del bebé. Igualmente inútil es usar cremas cosméticas aunque sean de uso pediátrico, ya que estas pueden obstruir los poros y empeorar el problema. Por otro lado, estar al aire libre beneficia al niño: lo importante es evitar las horas más calurosas del día.

Con el fin de proteger la piel del bebé con un protector solar, simplemente extienda un velo para evitar tapar más los poros y luego protege la cara del bebé con un sombrero o una sombrilla.

Otra de las cosas que podemos hacer es lavar la cara del niño con agua secando suave e inmediatamente con una toalla pequeña. Si el problema persiste, es necesario consultar al médico que eventualmente le recetará una crema antibiótica para evitar el riesgo de infecciones, especialmente si el niño puede tocarse la cara. Por la misma razón, es un buen hábito mantener las uñas del niño muy cortas para evitar rascarse. Haber sufrido de acné neonatal no predispone al niño a sufrir acné en la adolescencia.

Lo último en Bebés

Últimas noticias