DICTADURA LINGÜÍSTICA BALEARES

La oposición contra las deducciones de Armengol a las entidades separatistas que fomentan el catalán

Vox: "El separatismo se ha convertido en una gran industria de paniaguados incapaz de producir algo de valor"

Ciudadanos: "Es un privilegio más y una cesión más al nacionalismo con todas las subvenciones que reciben"

PP: "Para Armengol la política fiscal es un tema puramente ideológico"

Armengol da incentivos fiscales a los que den dinero a entidades separatistas que fomenten el catalán

Ciudadanos Vox Armengol Baleares
La presidenta del Govern, Francina Armengol, con la directiva de la Plataforma per la Llengua.

Los grupos parlamentarios de los tres principales partidos de la oposición en el Parlament balear (PP, Vox y Ciudadanos (Cs)) rechazaron hoy los incentivos fiscales a entidades separatistas fijados por el Govern balear presidido por la socialista Armengol.

Desde las filas del Grupo Parlamentario del PP, su portavoz, Toni Costa, consideró que esto demuestra que «para Armengol la política fiscal es un tema puramente ideológico, y las deducciones solo le valen para aquello que le interesa».

Costa manifestó su sorpresa que la presidenta balear rechace las deducciones por nacimiento para ayudar a las familias, a propietarios que pongan su casa en alquiler para facilitar el acceso a la vivienda o para gastos derivados del cuidado de los mayores, como asistencia a domicilio, plaza de residencia o centro de día, «pero mientras sí mantenga deducciones a quienes hagan donaciones a entidades que fomenten el catalán».

Para el portavoz de Vox en la Cámara balear, Jorge Campos, estos beneficios fiscales del 15% en el IRPF a los que aporten dinero a estos colectivos independentistas con la excusa del fomento del catalán, «no es más que una piedra más en ese muro sectario que están construyendo para intentar separar a nuestras Islas del resto de la nación».

A juicio de Campos, «cada piedra de ese muro tiene que ver con el dinero, pues el separatismo se ha convertido en una gran industria de paniaguados que siempre se alimenta del dinero público porque es incapaz de producir algo de valor, sólo odio, enfrentamiento, desprecio y marginación institucional, de los que no comulgan con su aberrante fantasía de los Países Catalanes».

Por ello consideró «inaceptable que desde un gobierno se fomente la destrucción de España, porque eso es lo que hacen esas entidades» lamentando que el tripartito balear de socialistas, independentistas de Mes y Podemos «se empeña en malgastar dinero público y favorecer a los suyos con todo tipo de prebendas, cuando se niega a adoptar medidas de interés real para los ciudadanos».

«Animo a Armengol a salir a la calle, y preguntar de forma aleatoria a diez ciudadanos qué les preocupa más, si seguir quemando dinero en la Obra Cultural Balear, y otras entidades separatistas, o emplear ese dinero en vivienda pública, por ejemplo», manifestó Campos que denunció que este «fanatismo catalanista perjudica seriamente al bolsillo del contribuyente».

«Estamos hartos de estos revolucionarios de salón que, lejos de una sociedad igualitaria, pretenden una sociedad más igual para ellos y menos igual para los otros a los que consideran parias», remachó el diputado de Vox.

Desde Ciudadanos, su portavoz Patricia Guasp, expresó también la oposición de su partido a este tipo de deducciones a asociaciones y entidades protectoras de la lengua catalana, porque «consideramos que es un privilegio más y una cesión más al nacionalismo».

«Con todas las subvenciones que reciben este tipo de entidades, no entendemos este tipo de acciones por parte del Govern.
Ya existen bonificaciones y deducciones por donaciones a ONGs y fundaciones». Por ello, Guasp anunció que «haremos enmiendas a los presupuestos 2023 para eliminarlas».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias