Jóvenes trepan su colegio mayor en Granada y entran por la ventana para sortear el toque de queda

En la noche de este viernes, varios residentes del Colegio Mayor San Bartolomé y Santiago, en Granada, entraron por la ventana del centro sobre las 1,30 de la madrugada con el objetivo de sortear el toque de queda. Una peligrosa e irresponsable actitud, que se suma a las más de 55 denuncias que la Policía Local ha puesto en la madrugada de este viernes, la mayoría por fiestas en casas y botellones de jóvenes. 

Para sortear el toque de queda, varios estudiantes alojados en el Colegio Mayor San Bartolomé y Santiago han sido vistos trepando por el edificio del centro para entrar a sus habitaciones sin ser vistos.

De las 55 denuncias, 22 han sido por fiestas en pisos, 16 por botellón y 14 por la falta de uso en mascarillas. Además, ha habido tres detenido, de entre 23 y 24 años, por agredir a los agentes que irrumpieron en una fiesta en un bajo comercial.

Según concreta la Policía en un informe, también se ha multado a tres personas por fumar sin mantener la distancia de seguridad y a un establecimiento por una fiesta ilegal en un bajo.

Además, se han tramitado otras por infracciones como tenencia de sustancias estupefacientes o infracciones de tráfico, miccionar en la vía pública, conducir bajo efectos de bebidas alcohólicas o conducción temeraria.

La Local especifica que la intervención en la fiesta en un establecimiento fue sobre las 23,55 horas, cuando su número de emergencias, el 092, comisiona a una patrulla a la calle Maestro Lecuona donde al parecer, en un bajo comercial, que no cuenta con autorización de establecimiento de hostelería, hay un grupo de personas consumiendo bebidas alcohólicas y sin cumplir con las medidas sanitarias vigentes para evitar la propagación del virus.

Una vez en el lugar, comprueban que procedente del interior del local se escucha ruido de voces y se observan luces de colores intermitentes, confirmando la denuncia de los numerosos vecinos que se asoman a las ventanas y manifiestan su indignación.

Lo último en España

Últimas noticias