El viajero single, un espécimen cada vez más habitual

El viajero single, un espécimen cada vez más habitual
El viajero single, un espécimen cada vez más habitual

Viajar Solo es una agencia especializada en ofrecer viajes a todas esas personas que deciden embarcarse en solitario en sus vacaciones. Cada vez hay más españoles que optan por este tipo de viajes, un 15% de los turistas en contraposición del 5% que se decantaba por esta alternativa hace una década. Son datos sacados de un estudio realizado por dicha agencia que trata de esclarecer el perfil del viajero single.

Las mujeres de entre 35 y 60 años con una posición socioeconómica media-alta son las más habituales en eso de irse de vacaciones sin acompañante. Suelen buscar destinos poco convencionales, no tienen una preferencia en cuanto al momento del año para viajar y son viajeras expertas con un interés especial por ir al extranjero.

El viajero single, un espécimen cada vez más habitual

“No tienen por qué ser mujeres solteras, hay mucha presencia de mujeres divorciadas, viudas o que simplemente no comparten con su pareja la afición por viajar”, señala Hellen Faus, directora de Viajar Solo. “Cada año crece el porcentaje de personas que viajan sola, pero lo que realmente aumenta es la ‘libertad’ de manifestarlo y el orgullo de viajar así. Es importante el boca a boca, y el que lo hace, lo habla y como está tan contento, anima a más gente de su entorno a probar a convertirse en viajero single”.

Aunque las mujeres son las que más apuestan por irse de viaje sin compañía, en los últimos años está creciendo progresivamente el número de hombres que también apuesta por viajar solos. “Hay determinados viajes como los que llevan multiactividad, deportes de aventura o un componente más activo como pueden ser Nueva Zelanda, Holanda, los barcos y veleros en general, que son más solicitados por el sector masculino”, apunta Faus.

El viajero single, un espécimen cada vez más habitual

El estudio también desvela que el gasto medio del viajero single es de unos 1.200 euros, que sus vacaciones suelen ser de una semana como media y el elevado uso del teléfono móvil para efectuar las reservas. “Las redes sociales han sido fundamentales para que muchas personas le pierdan el miedo y se anime a viajar solos al ver a más gente disfrutando y sentirse así más acogidos”.

Lo último en Viajes