Los toros vuelven a Palma con 10.000 espectadores y gritos de "¡libertad, libertad!"

Palma de Mallorca tiene ganas de toros y lo demostró sobradamente este viernes. El Coliseo Balear se llenó en el regreso de las corridas al albero palmesano y la afición aprovechó la ocasión para reivindicar la Fiesta Nacional con gritos de ¡libertad, libertad!

Se palpaba desde bien temprano que el Coliseo Balear iba a latir la noche de este viernes. Durante las horas previas a la corrida con la que se celebraba el 90 aniversario de la plaza palmesana, con un cartel de lujo integrado por  Morante de la Puebla, El Juli, El Fandi y José María Manzanares, en los aledaños del coso se respiraba ya ambiente taurino.

Así, a la hora de sortear los astados entre el lujosos cartel, numerosos aficionados se acercaron al Coliseo Balear para presenciarlo. Había ganas de toros. Reunir a cuatro figuras es algo excepcional y estaba claro que la afición palmesana no iba a desaprovechar la ocasión de disfrutar de una gran noche de toros.

Como ya ha sucedido en otras ocasiones, los antitaurinos también aprovecharon la ocasión para dejarse ver. Una pequeña manifestación de animalistas se agolpaba en la puerta pero gracias a las fuertes medidas de seguridad no se registró ningún incidente. Largas colas agolpaban las entradas produciendo un largo embudo que tardó en desatascarse hasta conseguir llenar los tendidos.

También los últimos que esperaban la apertura de taquillas para hacerse con una entrada para la corrida que supone el regreso de los toros a Palma tras el fallo favorable del Tribunal Constitucional a la Fiesta Nacional.

El Coliseo Balear gana la batalla. Después del intento de PSOE, Més y Podemos, frustrado por el Constitucional, de impedir las corridas en las islas con la ley de toros que impedía la muerte del animal en el albero, el espectáculo taurino ha ganado esta vez llenando la majestuosa plaza palmesana

Lo último en Toros