Maltrato animal

Colau afirma que el policía que mató a la perra Sota actuó de forma proporcional y en defensa propia

El Ayuntamiento de Ada Colau ha defendido este miércoles que, según la información recabada por la investigación de la unidad de asuntos internos, la actuación del agente de la Guàrdia Urbana que mató a un perro de un tiro fue defensiva y proporcional.

El comisionado de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, ha señalado que siempre que hay un disparo en la ciudad se investiga el caso, ha subrayado que las diligencias hechas en esta ocasión han sido “de las más completas” y ha detallado que se analizaron las comunicaciones de la sala conjunta y se pidieron imágenes de las cámaras de seguridad de los establecimientos de la zona aunque, “lamentablemente”, por distintos motivos, ninguna registró los hechos.

En su comparecencia en la comisión de presidencia y seguridad, el comisionado ha aclarado que alguna de las informaciones que se hicieron públicas los días posteriores no eran ciertas y ha señalado que no hubo ninguna llamada previa de ningún hotel u otra persona.

El comisionado ha puntualizado que el caso se encuentra en disposición judicial y ha señalado que “si en el juicio aparecen nuevas pruebas” actuaremos en consecuencia.

Recasens ha recordado que el ayuntamiento pidió públicamente testigos y pruebas, pero ha señalado que a día de hoy aún “no ha habido ningún testimonio que dé una visión diferente” de la recogida en las diligencias.

Como se recordará, el suceso provocó protestas ciudadanas. Unas 3.500 personas se concentraron en la plaza Sant Jaume, frente al Ayuntamiento de Barcelona, para pedir justicia para el perro abatido el martes por un agente de la Guardia Urbana, han informado fuentes del consistorio.

Los concentrados, entre los que había activistas de Pacma, han defendido ante la institución municipal que la muerte del perro “de un disparo a manos de un agente de la Guaria Urbana no puede quedar impune” y han acusado a la alcaldesa, Ada Colau, de encubrir la ejecución del perro, en un apunte en Twitter este sábado.

Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona disparó y mató a un perro que le había mordido en un brazo tras pedir a su dueño que se identificara.

Una patrulla del distrito de Sants-Montjuïc quiso identificar al hombre en la zona de la plaza Espanya cercana a la Gran Via, y el perro, de raza indeterminada y corpulento, se abalanzó sobre uno de los agentes y le ha mordido en un brazo –tuvo que coger la baja–.

Ante el temor de que el perro le siguiera mordiendo en el resto del cuerpo, el agente le disparó, y el dueño del animal ha agredido a los policías, por lo que lo han detenido por atentado a la autoridad.

Últimas noticias