Indicios de alcoholismo funcional

Signos y síntomas que alertan de que una persona bebe en exceso

Puede padecerse alcoholismo sin que se altere la rutina de la persona y la enfermedad sigue produciendo daño sin que el paciente reciba el tratamiento adecuado

El consumo moderado de alcohol se relaciona con cambios cerebrales y deterioro cognitivo

Estudio: un vaso de alcohol al día es suficiente para reducir el cerebro

Signos y síntomas que alertan de que una persona bebe en exceso
Durante el verano aumenta de forma considerable el consumo de bebidas, y eso incluye las que tienen alcohol.

Un alcohólico funcional es una persona que padece alcoholismo pero desempeña razonablemente bien su trabajo, mantiene su vida familiar y social encauzadas y oculta (o ignora) las señales de alerta. El alcoholismo funcional no es fácil de detectar. Quienes lo padecen son «excepcionalmente eficaces» a la hora de ocultar su condición, pero el daño sigue produciéndose.

La adicción al alcohol está en el extremo del espectro de trastornos por abuso de alcohol para los cuales no hay un tratamiento curativo. Sin embargo, puede tratarse con éxito, y cuanto antes comience la terapia, mejores serán las perspectivas, según recuerdan los expertos de la clínica de rehabilitación Delamere (Reino Unido).

Signos y síntomas del alcoholismo funcional

  • Emborracharse con frecuencia y oler a alcohol
  • Perder el control cuando se consume alcohol
  • Esconder el alcohol en lugares extraños (como en el garaje, la oficina, el coche…)
  • Beber alcohol en horas de trabajo, o necesitar mantener un cierto nivel de alcohol en el organismo
  • Experimentar episodios frecuentes de consumo compulsivo después de haber cumplido con las responsabilidades habituales
  • Justificar el consumo de alcohol como un modo de desahogo después del trabajo o de un día ocupado, a modo de recompensa
  • Ponerse de mal humor, ansioso o inquieto e incapaz de dormir si no se consume alcohol
  • Beber de forma habitual por las mañanas justo antes de empezar las actividades normales del día, o en momentos inusuales, como a media mañana, para evitar los síntomas de abstinencia
  • Beber siempre en los encuentros sociales y empezar a hacerlo antes de llegar a un encuentro social
  • Evitar planes o actividades en las que no hay consumo de alcohol
  • El alcohol es un problema en casa, bien porque se bebe en el domicilio o porque se pasa demasiado tiempo fuera de él bebiendo en bares u otros establecimientos
  • Tener una actitud defensiva o violenta cuando alguien cuestiona nuestro consumo de alcohol
  • Negar ser un alcohólico porque uno mantiene su trabajo o atiende debidamente otras responsabilidades
  • Alternar alcohol y medicamentos
  • Adoptar conductas erráticas, desinhibidas, airadas o cambiar completamente de carácter al beber
  • Experimentar dificultad para recordar cosas que ocurrieron cuando uno había bebido
  • Incurrir en conductas de riesgo como trabajar o conducir bajo los efectos del alcohol

Para ayudar a una persona que padece alcoholismo funcional, es importante conseguir que admita que tiene un problema que no puede solucionar por sí mismo. Si ya lo hemos intentado pero su reacción ha sido negativa, los expertos recomiendan:

  • Buscar un momento de tranquilidad, sin planes y sin que la persona haya bebido, puede ser después de un episodio o alguna experiencia negativa con el alcohol, cuando es menos probable que niegue la situación
  • Decir a la persona que se conocen los síntomas del alcoholismo, y compartir con ella esa información
  • Explicar que el alcoholismo es una enfermedad reconocida, bastante común, y que no debe avergonzarse, pero advertir también que es progresiva y que se puede tratar con éxito
  • Independientemente de cómo reaccione, es importante mantenerse calmado y no discutir, mostrando una actitud de preocupación y apoyo
  • Explicar que solo hay un paso del alcoholismo funcional al alcoholismo que impide a una persona llevar la vida que quiere en su carrera profesional y su entorno afectivo y social
  • Actuar rápido si la conversación va bien y la persona está dispuesta a recibir ayuda, porque esas “ventanas de oportunidad” pueden ser cada vez más escasas

Lo último en OkSalud

Últimas noticias