Navidad

¿Sabes lo que es el síndrome de corazón festivo?

Hay que disfrutar de las fiestas navideñas y todo lo que conllevan. Familia, amigos, comida y bebida. Pero cuidado con el síndrome del corazón festivo.

Síndrome de corazón festivo
Navidades y el síndrome de corazón festivo

El síndrome de corazón festivo, es lo que puede ocurrir después de las fiestas en las que nos pasamos un poco en las comidas y bebidas. Si bien es cierto que estas fechas navideñas se han hecho para festejar con amigos y familiares, esos buenos momentos muchas veces conducen a un exceso de indulgencia.  Demasiada comida, dulces y alcohol pueden causar daño al cuerpo y puede producirse el síndrome de corazón festivo o problemas cardíacos que se producen después de comer demasiada comida salada o bebidas alcohólicas. Por eso, si bien está bien festejar, siempre es aconsejable hacerlo con moderación.

¿Por qué ocurre el síndrome de corazón festivo?

En ocasiones, incluso las personas sanas pueden sentir una aceleración del ritmo cardíaco o latidos alterados después de beber demasiado alcohol. Esto puede ser normal, por lo que no es motivo de preocupación.

Como lo expresan los profesionales, el alcohol y los alimentos salados aumentan la presión arterial. Lo que puede conducir a un riesgo de insuficiencia cardiaca, en personas que no tienen su corazón totalmente sano.

Para muchas personas las fiestas equivalen a la abundancia de alimentos especiales, como galletas, dulces y platos ricos. Y como esto no suele ser una sola comida, sino una ronda de comidas, bebidas y diversiones, es marcadamente diferente del resto del año.

Cuidado con los excesos

Comúnmente estamos rodeados de mucha comida durante estas fechas de Navidad, fin de año y Reyes. Entonces, ya sea con compañeros de trabajo, amigos o familia, tendemos a comer alimentos muy diferentes a los de nuestra dieta habitual.

Es importante antes de acudir a una fiesta, ordenarnos y planificar en cuanto a lo que podemos comer y beber, sin excesos. Los especialistas recomiendan evitar totalmente las golosinas navideñas, y tomar conciencia de lo que se está comiendo y las cantidades, para evitar el síndrome del corazón festivo.

Se aconseja cuando se va a tener una gran cena festiva, mantenerse durante el día con una dieta más ligera y en menos cantidad de lo habitual. Otra forma de no tentarse de comer demasiado, es comer algo antes de ir a la fiesta, para evitar la tentación de exagerar. Y a la hora de los postres, probar una porción pequeña.

En las fiestas se debe tener especial cuidado con los alimentos que tengan alto contenido de crema, azúcar, o sal. Es aconsejable no beber alcohol en exceso. Se debe disfrutar de una copa tomándola lentamente durante toda la noche, para no beber de más.Comida de Navidad

Consideraciones después de la fiesta

Es importante también el después, tras haber concurrido a una gran fiesta con comida y bebida en abundancia. Cómo vamos aliviar la resaca, que puede llevar aún a más estrés, produciendo el síndrome del corazón festivo.

También tiende a aumentar la presión arterial y, si esto sucede, algunas personas terminan teniendo insuficiencia cardíaca, porque es como un círculo vicioso. Por lo tanto, es muy importante observar lo que come y hace en estas fechas.

Se recomienda controlar el peso y la presión arterial durante las vacaciones, sobre todo si ya se padece de algún problema cardíaco. Cuando los resultados son preocupantes la mejor alternativa es buscar un profesional médico.

El riesgo de un ataque cardíaco puede alcanzar su punto máximo durante las vacaciones. A pesar de que el síndrome del corazón festivo se reconoce desde hace 40 años, la razón por la que el alcohol produce este efecto sobre el corazón todavía no se sabe muy bien.

El alcohol y sus terribles efectos

Se puede afirmar que el alcohol afecta tanto al sistema nervioso simpático como parasimpático, junto con otras muchas funciones del cuerpo que tienen el potencial de inducir arritmias cardíacas. Siempre que el músculo del corazón se ve afectado, el sistema eléctrico del corazón puede también comenzar a funcionar de manera defectuosa.Fiesta

No solo por el consumo de alcohol, las vacaciones o fiestas pueden afectar al corazón, otras causas también relacionadas con estos acontecimientos lo pueden influir. Como podrían ser las finanzas y la economía doméstica, la compra de regalos y la acogida familiar. Son situaciones que pueden provocar más estrés durante un tiempo. La dieta también puede sumar al malestar, por el consumo de dulces y las sobras de varios alimentos ricos en la casa.

Tanto una fiesta navideña, como la visita de familiares, harán romper la rutina como dormir y hacer ejercicio. Por lo que no es de extrañar que el número de ataques cardíacos, tiendan a aumentar cada año durante estos meses.

Tras todo lo dicho, podemos deducir que el síndrome del corazón festivo no es necesariamente peligroso en sí mismo, ni en todos los casos. Nos puede asustar tener un ritmo cardíaco acelerado o latido saltado, pero si esto no va acompañado de algún otro síntoma o antecedentes, lo más probable es que se resuelva y desaparezca solo, sin mayores problemas.

Lo último en Salud

Últimas noticias