La polio es una enfermedad erradicada en España pero tras el positivo de EEUU: ¿debemos preocuparnos?

Polio
Polio

Estados Unidos ha detectado en julio el primer caso de Poliomielitis (la polio) y cuya enfermedad no se identificaba en el país desde hace más de una década. En España lleva décadas inactiva, pero tras la irrupción de la variante de la viruela (viruela del mono), la sociedad está cada vez más alarmada por una situación sanitaria que nos hace totalmente vulnerables.

El hombre infectado por la polio no estaba vacunado contra la enfermedad y, al parecer, se habría contagiado fuera del país. Un caso aislado no implica riesgo para la salud pública, pero al ser una enfermedad peligrosa, sobre todo para los niños, indicaron una investigación de posibles contactos y se volverá a tratar el inicio de la vacunación.

Pero en los dos últimos años, debido sobre todo a la pandemia del Covid y la falta de acceso a la información y la desinformación en muchos países, se ha producido un retroceso continuado de la vacunación infantil, alertó recientemente la OMS y UNICEF.

El virus entra habitualmente en el cuerpo a través de la boca mediante las manos contaminadas con heces de una persona infectada, o a través de la saliva. Los síntomas pueden ser parecidos a los de la gripe (cansancio, fiebre, dolor de cabeza, rigidez, dolores musculares y vómitos) y puede tardar hasta 30 días en manifestarse, periodo durante el cual la persona infectada sigue transmitiendo el virus.

En general, el 83% de los bebés a nivel mundial habían recibido tres dosis de la vacuna contra la poliomielitis en 2020, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En estos momentos, según la comunidad científica española, no hay indicadores para mostrar desconfianza o preocupación por un caso aislado en Estados Unidos. Sin embargo, tras el asalto de nuevo a las personas de otros virus erradicados o bajo control, se entiende que cualquier información cause preocupación, pero en este caso ninguna alarma.

Primera campaña de inmunización

En el trabajo, La batalla de Madrid por las vacunas antipoliomielitis (1963): ciencia, ideología y poder en la primera campaña de inmunización masiva en España, José Tuells de la Universidad de Alicante, analiza los convulsos primeros años en los que se decidió la vacunación en España. Así, explique que durante el sexenio de 1958 a 1963 se vivió en España el periodo de mayor incidencia de poliomielitis (2000 casos y 200 fallecidos por año).

«Aunque la vacuna inactivada de Salk había llegado al país en 1957, no hubo una decidida acción gubernamental para aplicarla a toda la población susceptible. La vacuna atenuada de Sabin, disponible en Europa desde 1960, tampoco se implementó. Mientras en el contexto internacional se adoptaba una u otra, en España se reprodujo la rivalidad entre ambas vacunas con un confuso resultado».

De esta forma, se vacunaba un bajo porcentaje de susceptibles con vacuna Salk a cargo del Seguro Obligatorio de Enfermedad (SOE), «a la vez que un grupo de investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad, encabezados por Florencio Pérez Gallardo (1917-2006), realizaban un modélico estudio epidemiológico que señalaba la conveniencia de utilizar la vacuna oral de Sabin. Llegados a 1963, el SOE puso en marcha una campaña nacional con vacuna Salk inspirada por el pediatra Juan Bosch Marín (1902-1995)».

La pugna por dilucidar qué tipo de vacuna era más conveniente se escenificó en Madrid durante los primeros meses de 1963 en distintas conferencias científicas. El grupo de Bosch Marín defendió su campaña, mientras Pérez Gallardo hacía lo propio con la vacuna oral y obtuvo un golpe de efecto al invitar a Albert Sabin como conferenciante. A finales de año, tras una campaña piloto, se instauró la primera campaña masiva de vacunación oral contra la poliomielitis en España».

Lo último en OkSalud

Últimas noticias