Operaciones 4.0: cuando los quirófanos funcionan con control por voz y gestos e incorporan la trazabilidad inalámbrica del paciente

pulseras
2018 11 26 El sistema geolocaliza al paciente combinando pulseras colocadas a éste y balizas distribuidas por el bloque quirúrgico

El hospital también incorpora el manejo de los dispositivos electrónicos del bloque quirúrgico a través de interacciones verbales o gestuales

El sistema ya se ha integrado en la actividad quirúrgica del hospital durante los últimos meses

Las nuevas tecnologías también han irrumpido en los quirófanos. El Hospital Rey Juan Carlos, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha puesto en marcha un sistema de trazabilidad inalámbrica del paciente en el circuito quirúrgico, que incluye el control por gestos y por voz. A efectos prácticos, es un quirófano con ‘manos libres’.

De forma pionera a nivel nacional, el centro ha revolucionado la calidad de la cirugía en el marco de su estrategia de transformación digital. Este proyecto, desarrollado junto a la empresa BSimple Health Care Solutions, ya se ha integrado en el funcionamiento de la actividad quirúrgica del hospital durante los últimos seis meses y tiene múltiples beneficios.

El Dr. Juan Rey, uno de los investigadores principales y promotores del proyecto, asegura que sus ventajas son obvias y contundentes: “ayuda a la mejora de la seguridad del paciente, incluyendo un sistema de alerta que refleja necesidades especiales, como profilaxis antibiótica, alergias o determinados dispositivos; geolocaliza al paciente con un sistema que combina pulseras colocadas a éste y balizas distribuidas por el bloque quirúrgico, para así ordenar los traslados dentro de este espacio; automatiza la medición de los tiempos en quirófano; y optimiza toda la información, tanto para familiares como para profesionales, con diferentes perfiles para cada uno, proporcionando a estos últimos una imagen en tiempo real del funcionamiento global del bloque”.

Al contemplar este sistema de alertas, la cirugía pretende ser más segura y más efectiva, puesto que implica la gestión global de los quirófanos, detecta ineficiencias, integra los sistemas de información en el bloque quirúrgico y optimiza los recursos. También, este sistema, permite que la actividad quirúrgica sea más afectiva, ya que facilita la localización e información a familiares en tiempo real.

Rendimiento quirúrgico superior al 90%

Este sistema permite automatizar de forma objetiva los indicadores y mediciones de los tiempos en un centro con un rendimiento quirúrgico del 92%, según afirma el también jefe del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Rey Juan Carlos.

En el desarrollo del sistema de trazabilidad inalámbrica, se ha aplicado la metodología LEAN, que trata de detectar y eliminar los elementos de un procedimiento que no aportan valor al circuito. Esto ha hecho, por ejemplo, que se redefinan ubicaciones del proceso, empezando en la identificación y localización del paciente desde su llegada a admisión, previa a la entrada al bloque quirúrgico.

De esta manera se detecta su movimiento dentro del mismo (en vestuario, preparación, recuperación, etc), tanto por los familiares como por el personal implicado en el circuito, y todo en tiempo real. La trazabilidad del paciente continúa hasta su alta del bloque quirúrgico.

Manejo de los dispositivos quirúrgicos con voz y gestos

Tras la implantación del sistema de digitalización estandarizado, el Hospital Universitario Rey Juan Carlos ha dado un nuevo paso en la mejora de este, con un carácter ciertamente innovador. Consiste en habilitar el manejo de los dispositivos electrónicos del bloque quirúrgico a través de interacciones verbales o gestuales. En este caso se ha contado con la colaboración de la compañía TedCas Medical Systems S.L., que han desarrollado una aplicación específica, con el valor añadido de poder utilizarse de forma simultánea en distintos dispositivos de diferentes fabricantes desde una única consola.

“Este sistema, de manejo simple y extremadamente intuitivo, permite utilizar, a través de la voz o de los movimientos con gestos por parte del profesional, visores de radiología, microscopios, ordenadores, etc; es decir, cualquier equipamiento electrónico del quirófano con puerto USB, con un perfil adaptado a cada profesional”, añade el doctor.

“Esto es, además, aplicable a otros ámbitos, como el área de exploraciones en gastroenterología, mediante la redacción del informe simultáneamente a la visualización de los hallazgos endoscópicos, con el valor añadido que tiene”, concluye el promotor del proyecto.

Finalmente, se ha planteado este sistema para tratar de insistir en la importancia de cumplimentar de manera correcta los listados de verificación quirúrgica (LVQ, también conocidos como check lists) en sus tres fases. “Poder realizarlo por voz en un sistema digital puede facilitar todo esto, ayudando también en otros aspectos, como que el personal que normalmente hace estas acciones de forma manual, duplicando la acción del registro, pueda dedicarse a otras actividades, optimizando tiempos y mejorando la calidad, eficiencia y seguridad del paciente”.

Últimas noticias