Hábitos

Beneficios de comer despacio

comer despacio
Comiendo de forma pausada, el metabolismo se regula.

Con el ritmo de vida que llevamos, algo rápido y sin poder detenernos a pensar si estamos comiendo bien. Te contamos algunos de los beneficios de comer despacio.

Con el ritmo de vida que llevamos, algo rápido y sin poder detenernos a pensar si estamos comiendo bien y qué, solemos tomar los alimentos de forma muy rápida. Esto ofrece toda clase de perjuicios nada sanos  para nuestro organismo. Por un lado, no hacemos correctamente la digestión, por otro aumentamos nuestro peso, y si es la norma, podemos sufrir hipertensión y sobre peso.

De ahí que surjan diversas teorías y disciplinas como la alimentación consciente, entre otras, que se centran en la importancia de una buena alimentación. Esto implica comer despacio, detenerse en saber qué comemos y hacerlo de forma sana. Te contamos algunos de los beneficios de comer despacio.

Mejoramos nuestro metabolismo

Comiendo de forma pausada, el metabolismo se regula, el intestino va mejor y hacemos perfectamente nuestra digestión.

Aumentamos la saciedad

Según un estudio del Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism comer despacio nos permite quedarnos mucho más saciados. Esto hace que no tengamos que picar entre horas, pues tendremos menos hambre.

Disfrutamos del sabor de los alimentos

Cuando comemos despacio podemos experimentar nuevas sensaciones. Son aquellas relacionadas con el sabor y la textura de los alimentos, pues podemos disfrutar mucho de ellos.

Mantenemos nuestro peso

Uno de los beneficios de no comer de forma rápida es que no aumentamos de peso. Por el contrario, podemos aumentamos nuestra grasas y a la larga tenemos problema de sobrepeso, que también nos desarrollará toda clase de incomodidades y enfermedades como la hipertensión o el colesterol.

Menos ansiedad por comer

Ingerir alimentos masticando despacio aporta más ventajas. Pues tendremos menos ansiedad a la hora de comer, algo que es muy importante no solamente para nuestra dieta sino también para realizar bien muchas otras cosas de nuestra vida diaria. Es decir, que comer despacio aporta un buen hábito en general que nos ayuda a relajarnos. Podemos dejar a un lado el estrés, disfrutar del momento de comer, saborear más y mejor los alimentos y tomarte tu tiempo para estar mucho mejor contigo mismo.

Regulamos el nivel de glucosa

Gracias a esta acción podemos regular nuestro nivel de glucosa en nuestro organismo. Y esto a la vez nos aporta toda clase de beneficios, como son la reducción del colesterol, menor riesgo de sufrir diabetes y la protección de nuestro corazón de desarrollar enfermedades coronarias.

 

Lo último en Salud