ideación suicida

Las bacterias en la saliva de estudiantes con pensamientos suicidas difieren a las de sus compañeros

saliva suicidio
estudio saliva suicidio

Un estudio de la Universidad de Florida (Estados Unidos) ha descubierto que las bacterias presentes en la saliva de los estudiantes universitarios que declararon haber tenido recientemente pensamientos suicidas difieren de forma significativa de las encontradas en los estudiantes que no habían tenido recientemente pensamientos suicidas.

Aunque cada vez hay más investigaciones sobre la salud mental y el microbioma humano, éste es el primer estudio que analiza las diferencias bacterianas en la saliva de quienes tienen y no tienen pensamientos suicidas recientes, también llamados ideación suicida. La ideación suicida reciente se definió como pensamientos suicidas en las dos semanas anteriores a la toma de la muestra de saliva.

Al controlar la influencia de otros factores que se sabe que influyen en la salud mental, como la dieta y el sueño, los investigadores descubrieron que los estudiantes con pensamientos suicidas recientes tenían niveles más altos de bacterias asociadas con la enfermedad periodontal y otras condiciones de salud inflamatorias.

También descubrieron que estos estudiantes tenían niveles más bajos de Alloprevotella rava, una bacteria conocida por producir un compuesto que promueve la salud del cerebro. Estos estudiantes también compartían una variación genética que, según los investigadores, puede influir en la presencia de Alloprevotella rava en la boca.

«Estos resultados son emocionantes porque nos indican qué bacterias tenemos que observar más de cerca. Nuestra pregunta ahora es, ¿qué están haciendo estas bacterias biológicamente que afectan a la salud mental? Con el tiempo, esperamos que esta línea de investigación pueda ayudar a predecir la ideación suicida basándose en el microbioma de una persona y pueda informar sobre los tratamientos pro o prebióticos para aquellos en riesgo», explica Angelica Ahrens, primera autora del estudio, que se ha publicado en la revista científica ‘Scientific Reports’.

En la investigación se analizó la saliva de casi 500 estudiantes universitarios que tomaban clases en el departamento de microbiología y ciencias celulares de la Universidad de Florida. Estos estudiantes también completaron el Cuestionario de Salud del Paciente-9, que se utiliza para detectar síntomas de depresión y pide a los encuestados que compartan si han tenido pensamientos de suicidio en las últimas dos semanas. Aquellos que informaron de ideas suicidas recientes fueron remitidos a los servicios de salud mental del campus.

Depresión

La depresión y la ideación suicida son relativamente comunes entre los adultos en edad universitaria. Un estudio realizado en 2020 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) reveló que hasta una cuarta parte de las personas de entre 18 y 24 años habían pensado seriamente en el suicidio en el último mes.

Para este nuevo estudio, los estudiantes acudieron al laboratorio para proporcionar una muestra de saliva, pero hoy en día los participantes pueden optar por enviar su muestra de saliva por correo utilizando un kit de recogida desarrollado por los investigadores.

«Este método en casa es muy cómodo para los estudiantes y también nos ayuda a construir un conjunto de datos más diverso y a probar diferentes variables. Por ejemplo, nos gustaría analizar el microbioma de la saliva de las personas a las que se les ha diagnosticado depresión y están tomando antidepresivos. Aunque varios tratamientos y cambios en el estilo de vida pueden ayudar, aún queda mucho por aprender sobre cómo el microbioma humano afecta a la salud mental y podría aprovecharse para mejorarla», remacha Ahrens.

Factores de riesgo de suicidio

Sentir desesperanza, impotencia, falta de valor, tristeza. Perder interés en actividades que, por lo general, se consideran agradables. Cambiar patrones de alimentación y de sueño. Sentirse agotado, con poca energía.

Sentir desesperanza, impotencia, falta de valor, tristeza
Perder interés en actividades que, por lo general, se consideran agradables.

Cambiar patrones de alimentación y de sueño.
Sentirse agotado, con poca energía.
Sentirse ansioso, irritable, inquieto.
Padecer dolor físico sin una causa física.
Bajar el rendimiento escolar o laboral.
Tener dificultad para concentrarse o tomar decisiones.
No querer estar en contacto con otras personas.
Tener pensamientos suicidas o relacionados con la muerte.

Señales de advertencia de suicidio

Hacer amenazas directas de hacerse daño o quitarse la vida
Buscar un modo de cometer suicidio; por ejemplo, comprar un arma o acumular comprimidos.

Estar enfocado en la muerte, ya sea por medio de conversaciones, escritos, dibujos o publicaciones en línea acerca de la muerte o el suicidio; escuchar música o visitar sitios web relacionados con la muerte.

Tener un plan para un intento de suicidio; usualmente, mientras más detallado sea el plan, mayor es el riesgo.

Tener comportamientos y estados de ánimo asociados con la depresión, como los descritos.

Tener cambios de personalidad o de humor, incluso ponerse feliz o tranquilo repentinamente después de estar triste.

Descuidar la apariencia o higiene. Hacer cosas arriesgadas o autodestructivas. Regalar pertenencias significativas.

Atender asuntos del final de la vida, como crear un testamento o poner en orden el seguro de vida. Despedirse de amigos y seres queridos.

Toma precauciones adicionales si una persona muestra una o más señales de advertencia y también tiene uno o más factores de riesgo, o si parece estar intoxicado.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias