enfermedad cardíaca

Advierten que el clima extremo supone una amenaza para la salud del corazón

salud del corazón
El calor extremo daña la salud del corazón

Un análisis realizado en cerca de 2,3 millones de europeos ha encontrado asociaciones perjudiciales entre el clima extremo y las muertes por enfermedades cardíacas, especialmente en los barrios pobres. En el estudio se analiza pormenorizadamente la salud del corazón y los cambios con respecto a los cambios climáticos.

En la investigación, presenta en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que se está celebrando en Barcelona, el tiempo caluroso se relacionó con un exceso de muertes por cardiopatía y accidente cerebrovascular en pacientes con afecciones cardíacas.

«El cambio climático está provocando un aumento de la temperatura media mundial, pero también un frío extremo en algunas regiones. Durante el verano de 2003 se produjeron más de 70.000 muertes en toda Europa debido a las intensas olas de calor. El frío también es responsable del exceso de muertes e ingresos hospitalarios», explica el autor del estudio, el profesor Stefan Agewall, de la Universidad de Oslo (Noruega).

El análisis incluyó a 2,28 millones de adultos de cinco estudios de cohorte realizados en Italia, Alemania, Reino Unido, Noruega y Suecia entre 1994 y 2010. La edad media osciló entre los 49,7 y los 71,7 años y la proporción de mujeres osciló entre el 36,0 y el 54,5 por ciento.

Se incluyeron participantes con y sin enfermedad cardiovascular al inicio del estudio. Los datos sobre la mortalidad y la enfermedad de nueva aparición se recogieron a través de los registros de mortalidad y enfermedad y de las encuestas de seguimiento.

Las temperaturas medias diarias del aire en los domicilios de los participantes se recogieron de las estaciones meteorológicas locales o se estimaron mediante la modelización de los datos de temperatura de las estaciones meteorológicas.

Afecciones cardiovasculares

Las relaciones entre la temperatura y las afecciones cardiovasculares y la muerte se analizaron para todos los participantes y en subgrupos con características particulares.

Se utilizó un diseño de estudio de casos cruzados estratificado en el tiempo, en el que para cada participante, los investigadores compararon la temperatura del día de la semana en que se produjo un evento adverso (por ejemplo, el lunes) con la temperatura del mismo día de la semana sin evento adverso (por ejemplo, todos los lunes restantes) dentro del mismo mes.

El uso de comparaciones dentro de los participantes entre los días del mismo mes eliminó los posibles efectos de confusión de las características de los participantes y las tendencias temporales.

El análisis reveló un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular en general y por cardiopatía isquémica en particular, así como un riesgo elevado de cardiopatía isquémica de nueva aparición, asociado al clima frío.

Cardiopatía isquémica

Con un descenso de la temperatura de aproximadamente 10°C, de 5°C a -5°C, había un 19% más de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y un 22% más de probabilidad de muerte por cardiopatía isquémica. El riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica de nueva aparición era un 4% mayor cuando la temperatura descendía aproximadamente 11 °C, de 2 °C a -9 °C.

«Las relaciones entre las temperaturas frías y las muertes fueron más pronunciadas en los hombres y en las personas que vivían en barrios con un nivel socioeconómico bajo. Los vínculos entre el frío y la cardiopatía isquémica de nueva aparición fueron más fuertes entre las mujeres y las personas mayores de 65 años», apunta Agewall.

El calor no se relacionó con efectos perjudiciales en la población general del estudio. Sin embargo, los aumentos de temperatura de 15 °C a 24 °C se asociaron con un 25 y un 30% de aumento del riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular e ictus, respectivamente, en las personas con cardiopatía al inicio del estudio.

«Los médicos pueden utilizar esta información para ofrecer consejos adaptados a las personas con mayor riesgo de sufrir resultados adversos para la salud durante los días de calor y frío. Los pacientes con enfermedades cardíacas deben mantenerse hidratados cuando hace calor y seguir los consejos de su cardiólogo sobre el uso de la medicación. Todos podemos consultar las noticias sobre alertas de calor y frío extremos y seguir los consejos de seguridad de las autoridades locales», remacha Agewall.

¿Qué es la salud del corazón?

Todos los días y aunque no te des cuenta, tu corazón late alrededor de 100.000 veces, impulsando a la sangre a recorrer todos los órganos y tejidos cargada de oxígeno y nutrientes. Por eso, es muy importante mantener sano a tu corazón con buena nutrición, actividad física y otros hábitos saludables, como no fumar.

Los fumadores tienen un corazón más débil que los no fumadores, según una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología ESC 2022. El estudio ha descubierto que cuanto más fumaban las personas, peor era su función cardíaca, si bien algunas funciones se restablecían cuando las personas dejaban el hábito.

«Es bien sabido que el tabaquismo provoca la obstrucción de las arterias, lo que conduce a la enfermedad coronaria y al ictus -afirma la autora del estudio, la doctora Eva Holt, del Hospital Herlev y Gentofte de Copenhague (Dinamarca)-. Nuestro estudio demuestra que el tabaquismo también da lugar a corazones más gruesos y débiles.

«Esto significa que los fumadores tienen un menor volumen de sangre en la cámara izquierda del corazón y menos potencia para bombearla al resto del cuerpo -explica-. Cuanto más se fuma, peor es el funcionamiento del corazón. El corazón puede recuperarse hasta cierto punto si se deja de fumar, así que nunca es demasiado tarde para dejarlo».

¿Qué afecta al corazón?

Una dieta con alto contenido de grasas, sal, azúcar y colesterol puede contribuir al desarrollo de una enfermedad cardíaca. Presión arterial alta. La presión arterial alta no controlada puede producir el endurecimiento y engrosamiento de las arterias, lo que estrecha los vasos por los que circula la sangre.

Vigilar la salud del corazón se hace imprescindible para llevar una vida lo más saludable posible y disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares que incluso puedan poner en peligro la salud. Para ello es preciso cuidar la alimentación, una vida relajada y practicar ejercicio. A continuación te enseñamos cómo conseguir un corazón sano.

El organismo consigue funcionar de una manera adecuada gracias a los nutrientes que ingerimos con las comida. Y además, para conseguir un perfecto estado de la salud del corazón hay que añadir a la dieta una serie de alimentos, entre los que se encuentran los siguientes:

-Frutos rojos: aportan grandes beneficios para el corazón, sobre todo porque son antioxidantes, lo que permite disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares como infartos o ataques al corazón. También aportan magnesio y potasio, que son nutrientes para conservar en buen estado la presión arterial.

-Pescados ricos en Omega 3: entre ellos el bacalao, el salmón, atún o boquerones. Son ricos en ácidos grasos esenciales que sólo se pueden conseguir por medio de la alimentación.

-Aceite de oliva: uno de los alimentos más aconsejables para conseguir un corazón sano. Es rico en polifenoles, que sirve para reducir los niveles de colesterol en sangre y proteger los vasos sanguíneos.

-Frutos secos: también son ricos en ácidos grasos esenciales, que es un nutriente que sirve para garantizar el adecuado funcionamiento de este órgano y protegerlo.

-Alimentos ricos en fibra: gracias a las frutas, legumbres o vegetales de hoja verde se consigue que se regule el colesterol y se depure el organismo de manera natural.

Riesgo sanguíneo

También hay otros alimentos que se deben evitar para que no pongan en peligro el riego sanguíneo y bloqueen las arterias. Entre ellos se encuentra la sal, que es uno de los principales responsables de la hipertensión al llegar a taponar las venas impidiendo que la sangre circule con normalidad por el organismo. Las grasas que se encuentran en la bollería industrial y en los fritos también se debe reducir al máximo, resultando otro gran enemigo para la salud del corazón. Tanto las carnes rojas como las carnes procesadas tampoco están entre los alimentos más recomendados para las personas con problemas del corazón.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias