Ya está bien de la gaita de la Memoria Histórica

Ya está bien de la gaita de la Memoria Histórica

Las tensiones que están aflorando dentro del recién constituido Gobierno andaluz, y de la que se hace eco de forma exclusiva OKDIARIO, son el reflejo, en el plano político, de un debate que causa profundo malestar en amplísimos sectores sociales. La Ley de Memoria Histórica, tal y como fue formulada por el Gobierno socialista en 2007, nunca debió salir a la luz. Las heridas del traumático siglo XX español, en vez de cerrarlas, pretende en realidad ahondarla, y de paso ganar una guerra que aconteció hace ya 80 años. Y es más, mediante una burda instrumentalización de los hechos más dolorosos de nuestro pasado colectivo, la Ley de Memoria Histórica también trata de imponer, en el presente y de cara al futuro, su particular prisma ideológico al conjunto de los ciudadanos. Bastante propaganda tuvimos que aguantar los españoles durante 40 años de dictadura, para que ahora, en plena democracia, el PSOE y sus adláteres de izquierda nos quieran imponer su maniquea cosmovisión; maniquea además de falsa, porque la izquierda tuvo una responsabilidad nada desdeñable en aquella espiral de fanatismo y violencia.

Tiene sentido el veto de los representantes de VOX a los Presupuestos autonómicos que presentarán PP y Ciudadanos, si de ellos no desaparecen antes los fondos públicos destinados a perpetuar esta ley inicua. Máxime cuando la economía de Andalucía, tal y como venimos informando desde OKDIARIO, se encuentra, tras 37 años de Gobierno socialista, en el furgón de cola de España y de toda Europa. Lo urgente es destinar dinero público para ayudar a todas las personas que no han podido cobrar las prestaciones de dependencia; y que no han podido hacerlo por la desidia y la falta de interés superlativo de la anterior administración autonómica, de cuño socialista.

El pasado común de los españoles, si hay que abordarlo desde una perspectiva legal, debe tener un enfoque ancho, lleno de matices y de sensibilidades; una perspectiva en la que quepa toda la Historia de esta gran nación que es España. Nadie está en en el derecho de patrimonializar nuestro pasado, y menos aún de hacerlo con fines partidistas. Urge promulgar un nuevo texto legal, que permita que todo el mundo se sienta identificado con él, y antes urge retirar una ley divisiva, que nunca debió ser promulgada.

Últimas noticias