Sánchez lleva a campaña los guiños al exilio republicano

Sánchez lleva a campaña los guiños al exilio republicano

El Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho coincidir el comienzo de la campaña electoral, el próximo 1 de noviembre, con la inaguración de una exposición sobre el exilio republicano en la sede de los Nuevos Ministerios, en Madrid, al cumplirse el 80 aniversario del mismo. El Ministerio de Justicia, que asume las competencias de Memoria Histórica, destinará 325.000 euros al evento de carácter itinerante, pues también se mostrará en  Barcelona, Valencia, Bilbao o Sevilla, consideradas capitales clave del exilio republicano.

A nadie debe sorprender que la fecha elegida para el comienzo de la muestra coincida con el pistoletazo de la campaña del 10-N, porque está claro que el Ejecutivo no iba a desaprovechar la ocasión de convertir la Memoria Histórica y el 80 aniversario del exilio republicano en elemento motriz de su estrategia electoral. El Gobierno no da puntada sin hilo y utilizará todos y cada uno de sus referentes ideológicos para sacar tajada política.

La exposición ha sido concebida por la Comisión Interministerial para el 80 aniversario del exilio republicano como "un proyecto científico-cultural, incluyente y plural que indague en las empresas colectivas con las que los exiliados contribuyeron a la reflexión sobre la realidad que vivían y se ponga el acento en lo que aportaron a los países de acogida".

Lo de "incluyente" y "plural" es un sarcasmo, porque la Memoria Histórica es, en sí misma, una idea concebida por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y convertida en ley con un objetivo perfectamente excluyente y en absoluto plural, pues hace gala de un revisionismo histórico sectario y muchas veces mendaz que lo que busca es que la izquierda se tome cumplida revancha con efectos retroactivos.

La exposición sobre el exilio republicano servirá de pórtico a ocho días de campaña en los que el socialismo utilizará todos los arsenales públicos para propagar por tierra, mar y aire todas su baterías ideológicas. Eso sí, gratis. Porque los pagaremos todos los españoles.

Lo último en Opinión

Últimas noticias