Sánchez anticipa sus credenciales

Sánchez anticipa sus credenciales

La prensa internacional se ríe de España y se cachondea del aspecto
estrambótico que ha adquirido el Congreso de los Diputados. Nunca
antes, en ningún país culto, habíase visto que cinco golpistas presos
fueran exonerados de prisión para formar parte del parlamento. Los
presuntos malhechores, que deberían seguir enjaulados hasta que un
juicio con sentencia firme los liberara o condenara, se han exhibido
en el hemiciclo sin grilletes, luciendo el oro de la insurrección en sus
solapas, cosa tan inaudita como esperpéntica, para regodeo y risa de
los corresponsales extranjeros que, cargados de razones, no cesan de
burlarse de nuestro país.

El aún maniquí en funciones, sin siquiera ser presidente, se adelanta,
entre fuegos fatuos, al futuro que promete y anuncia, a través de una
muy obscena composición de las Cortes, el anticipo de lo que será la
legislatura del cambalache. Empezamos fatal, con ignominia. Sólo a
un infradotado se le antoja elegir a la cismática Meritxell Batet, que
vive out of bounds (fuera de los límites), para presidir el Congreso.
Hay que odiar a España, si deseas un cargo en los locos planes del
nuevo tirano y el título de traidora, es bienvenido. La consigna está
clara: destruir a una nación que se la suda. Es el sanchismo: yo, yo y
más yo, y al resto, freírle a impuestos medievales que sufraguen mi
eternidad en La Moncloa.

Apenas faltó la danza del vientre de Rajoy en la fiesta de la cámara,
pues él originó este lío macabro que va a llevar a España al desastre.
Eché en falta, en el desayuno que Pastor ofreció a los mercaderes
presos, dátiles, uvas y demás manjares paganos que el catalufo tanto
agradece. En el mamoneo de las Cortes eché de menos a Maduro, el
cruel verdugo que tiene a su pueblo muerto de hambre, y a ZP, un
ideólogo de chichinabo que vende naranjas de la China. Ambos se
regocijan rifando dineros negros obtenidos, de vete tú a saber, entre
codiciosos podemitas que, con tal de enriquecerse, están dispuestos
a venerarlos. Deslució el aquelarre que este par de sacamantecas no
acudiera a la orgía del Congreso.

Abascal no anda desencaminado cuando dice que “el Congreso se ha
convertido en una cueva de forajidos”. Jurar por la República, no es
acatar la Constitución. Por eso, los presos regresarán a sus celdas. La
siempre lúcida Arrimadas, nos advierte: “Quien vote al PSOE, ha de
saber que su voto acabará en manos independentistas”. Hoy se cierra
la campaña de las mil trolas de Sánchez. Toca votar pasado mañana.

Lo último en Opinión