Galicia: la arriesgada apuesta a todo o nada del PPdeG

Galicia: la arriesgada apuesta a todo o nada del PPdeG
  • Diego Vigil de Quiñones Otero

La semana pasada, el presidente Feijóo convocó nuevas elecciones en Galicia. Inmediatamente han comenzado las especulaciones y cálculos sobre las posibilidades reales que tiene el PPdeG de repetir la mayoría absoluta. Metroscopia apunta a una mayoría absoluta de Feijóo con 39 escaños (ahora tiene 41) y el 46,6% de los votos (obtuvo el 47,5% en 2016). El Galaicopanel de electomanía le da 36 diputados, si bien podría gobernar gracias al escaño que obtendría Vox. Ciudadanos se quedaría sin escaños, con el 1,1% según Metroscopia, y el 2,7% según electomanía. Una hipotética coalición del PPdeG con Cs obtendría, según electomanía, el 44% de los votos y 40 escaños, dejando a Vox fuera del Parlamento.

De estos datos se sigue que el PPdeG tendría dos opciones con las que la gobernabilidad de Galicia estaría cuasi-asegurada: o bien una coalición con Ciudadanos que le permitiese sumar entre 1 y 3 puntos más, o bien que Vox obtenga representación. Esta segunda posibilidad no sería imposible, pues aunque ahora se pronostica 0-1 escaño para Vox, el Galaicopanel de hace un mes le otorgaba 4, mientras que con los votos que obtuvo Vox en Galicia en las generales podría tener 5. Al igual que ocurrió en Andalucía en 2018, el éxito de Vox sería lo determinante para una victoria liberal-conservadora. Tan útil podría ser el voto a Vox, que me temo que desde el gabinete de la Moncloa evitarán esta vez darle tantas alas a Vox como en otras ocasiones para desgastar al PP, pues en esta ocasión no le desgasta, sino que podría ser la única opción para el PP de reeditar el Gobierno en la Xunta.

Junto a esas dos opciones, está una tercera, por la que parece optar el PPdeG: ir en solitario y jugárselo todo a una carta. Una opción que, si sale bien, consolidaría el papel del PP como la gran casa común del centroderecha en toda España. Sin embargo, si se atiende a los datos, es la opción más insegura. No podemos olvidar, a este respecto, que cuando Feijóo obtuvo hace cuatro años su última mayoría absoluta, el PP venía de obtener en unas generales (junio de 2016) el 41,53% de los votos en Galicia. Se decía entonces que Feijoo era capaz de sumar 6 puntos más que Rajoy (obtuvo el 47,56% dicho). La situación ahora no es ni de lejos la de entonces: el pasado Noviembre las izquierdas obtuvieron 13 escaños en Galicia (10 PSdeG-PSOE, 2 En Común Podemos, 1 el BNG) por 10 del PPdeG, que quedó en el 31,93%. Feijoo, para lograr repetir la mayoría absoluta, debería sumar 15 puntos al resultado del PPdeG en las generales. Un resultado cuasi-imposible de lograr, aunque las encuestas lo induzcan.

Hace pocos días me comentaba un alcalde del PP en Andalucía que en 2019 el PP, obteniendo resultados mucho peores que en 2015, había conseguido muchas más alcaldías gracias a que, con tres partidos, el centroderecha gana donde el PP nunca lo logró. El PPdeG ha logrado muchas veces ganar en escaños perdiendo en votos (pues sumaban más los partidos de izquierdas). Según la encuesta de Metroscopia, PP-Vox- Cs sumarían más del 50% de los votos. Si la apuesta arriesgada del PPdeG no sale bien, podría darse la paradoja histórica de que el centroderecha ganase en votos pero no pudiese gobernar. Veremos lo que ocurre, pero a priori da la sensación de que el PP está arriesgando demasiado sin necesidad.

Lo último en Opinión

Últimas noticias