La extrema izquierda rabia con Isabel Díaz Ayuso

La extrema izquierda rabia con Isabel Díaz Ayuso

Íñigo Errejón es fundador e Isa Serra candidata de un partido corrupto desde antes de nacer por el dinero de la narcodictadura venezolana y la teocracia iraní. Ángel Gabilondo se presenta bajo las siglas del partido que pacta con Bildu, del de los ERE’s, los GAL y el golpe de Estado de Largo Caballero e Indalecio Prieto contra la II República en octubre de 1934, etc. La lista de escándalos y desvergüenzas que afectan al PSOE, a Podemos y a Errejón son de tal envergadura que debería darles vergüenza abrir la boca para atreverse a hablar de los demás. Partidos corruptos y golpistas que en una democracia consolidada habrían sido ilegalizados y sus líderes inhabilitados y proscritos.

Cualquier votante decente debería sentir repugnancia ante los partidos de la izquierda española. Pero en España existen medios de comunicación,  además de blanquear a los corruptos partidos de izquierda, se dedican a difamar a los de centro y derecha rozando muchas veces los delitos de injurias y de odio ideológico. Ahora le ha tocado a Isabel Díaz Ayuso. El único pecado de la joven política del PP ha sido ser capaz de poner de acuerdo a C’s y a VOX para arrebatarle el Gobierno de la Comunidad de Madrid a la extrema izquierda y eso ha sido suficiente para ponerlos a todos a rabiar como perros sarnosos. Díaz Ayuso es hija de un empresario víctima de una grave enfermedad que no sólo acabo con su vida en 2014, sino que también se llevó por delante todos sus negocios y dejó sin patrimonio a su familia.

Hay que ser muy rastreros para ponerse a escarbar en las miserias de una familia quebrada para echarle en cara que dejó de pagar cinco recibos del IBI de un inmueble que les había sido embargado, propiedad de una empresa en quiebra a causa de las desgracias que les acaecieron por causa de la demencia senil que acabó con la vida de su padre. Otra de las ridiculeces de la que le acusan es haber sido mencionada en las declaraciones de uno de los testigos de la trama Púnica como su interlocutora en las tareas de mejora de la reputación de los cargos del PP de Madrid. En aquellos años Ayuso gestionaba las redes sociales de Esperanza Aguirre y ni está imputada, ni ha sido llamada como testigo, ni de las declaraciones del testigo que la mencionó se puede intuir ningún comportamiento irregular sino, por el contrario, del mismo se deduce sólo que la candidata del PP hacía el trabajo para el que había sido contratada, lo que la distingue claramente de quien la acusa, ya que Errejón fue pillado cobrando de la Universidad de Málaga por un trabajo que nunca realizó.

Sin embargo, a la extrema izquierda española le da igual que sus partidos sean golpistas y corruptos, ni siquiera le dan importancia a que ahora estén pactando y aceptando ser investidos en Navarra gracias a los votos de los amigos de los etarras que a tantos socialistas han asesinado. Siempre han pretendido ganar en las calles lo que pierden en las urnas, investidos de una falsa superioridad moral que hace que todos sus pecados sean perdonados mientras que, por el contrario, cualquiera que se oponga a ellos es directamente tachado de fascista y por ello merecedor de todas las condenas. Díaz Ayuso será investida presidenta de la Comunidad de Madrid gracias al acuerdo entre PP, C’s y VOX. Y la izquierda, que siga rabiando.

Lo último en Opinión