El Estado confiscatorio contra las familias

El Estado confiscatorio contra las familias

Lo advertimos con frecuencia desde las líneas de estos editoriales, porque la orientación, según pasan las semanas, cada vez es más clara; las políticas que Pedro Sánchez tiene pensado poner en marcha son una versión actualizada y radicalizada del proyecto de José Luis Rodríguez Zapatero que tan funestas consecuencias ha tenido para España en todos los órdenes. Si estos objetivos aún no se perciben en toda su amplitud, es debido a que estamos dentro de un periodo político en funciones, a la espera de que se forme el Gobierno definitivo, hecho que sólo sucederá tras las elecciones del 26 de mayo.

En cualquier caso, un indicio claro de hacia donde tiene pensado Sánchez orientar la próxima legislatura lo descubrimos en los documentos que el actual Gobierno socialista ha remitido a Bruselas. En estos papeles, para justificar un aumento de recaudación de hasta 95.505 millones de aquí al año 2020, los burócratas del PSOE detallan que someterán a revisión los beneficios fiscales de los que se benefician las familias, especialmente las numerosas.

Difícilmente puede concebirse una medida que resulte más dañina para el interés general. En primer lugar, porque un aumento de impuestos de tales dimensiones, lejos de afectar a “los ricos” -sólo un 4% de los ciudadanos españoles ganan más de 60.000 euros al año-, tocará de lleno el bolsillo de la sufrida clase media española. A mayor abundamiento: si nuestro país tiene un problema grave es el demográfico. No parece que lo más adecuado para fomentar la natalidad sea ponérselo económicamente aun más difícil a las familias numerosas, que tan pocas son en España y que tantas dificultades ya tienen que afrontar. Y, por último, esta política fiscal confiscatoria se fundamente en un modelo perverso de raíz: la masiva intervención estatal en la economía y, en realidad, en todos los órdenes de la vida. Con un proyecto de tales características, lo único seguro es que nuestro futuro comenzará a volverse negro dentro de muy poco -otra coincidencia más con Zapatero-.

Lo último en Opinión