El cuerpo del delito

El cuerpo del delito
  • Rosa Díez

El último atentado contra la decencia y la memoria del buen PSOE fue perpetrado por Sánchez con la firma del pacto con Otegi para romper la igualdad entre españoles y destruir el empleo.

Cuando Sánchez perpetró el delito no necesitaba ni los votos ni la abstención de Bildu para sacar adelante la prórroga del Estado de Alarma pues Ciudadanos ya había comprometido públicamente su apoyo. Pero el reforzamiento de los acuerdos entre Otegi y Sánchez va mucho más allá de la coyuntura y forma parte de una vieja estrategia de blanqueamiento de ETA en la que algunos dirigentes del Partido Socialista Obrero Español llevan trabajando muchos años y cuyos frutos le han permitido a Sánchez pactar con la marca de ETA el Gobierno de Navarra, algo que Zapatero no pudo hacer a pesar de lo mucho que le hubiera gustado, pues las uvas aún no estaban maduras.

He escuchado a Fernández Vara decir que se le “abren las carnes” al ver las siglas del PSOE junto a las de Bildu en un mismo documento. Me alucina la falta de valor para denunciar lo verdaderamente grave de ese pacto y el patético intento de desviar la atención sobre aspectos emocionales. “Las siglas”, dice FV que le preocupan… A cualquier socialista decente le preocuparía lo que supone ese acuerdo suscrito en sede parlamentaria entre un partido que puso muchas víctimas para proteger a la democracia frente sus enemigos de ETA y otro que aún jalea a los verdugos. A cualquier socialista decente se le abrirían las carnes al ver cómo su partido se relaciona con  Bildu como si fuera un partido político más mientras Otegi y los suyos salen a las calles a defender a los asesinos terroristas y a reivindicar a ETA.

Pero no es solo la alianza entre Sánchez y Otegi para reescribir la historia – que a mi me parece lo más grave- lo que debiera alertar a cualquier socialista decente. Incluso quienes no quieran quitarse esa venda de los ojos debieran rebelarse contra el contenido del acuerdo, que eso no es opinable.

La mayor parte de los titulares se los ha llevado el contenido del punto primero en el que acordaron “derogar de manera íntegra la Reforma Laboral del año 2012”, derogación que deberá ser efectiva “antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis originada por el Covid-19”.  O sea, que Sánchez y Otegi, en compañía de Iglesias, van a suprimir los ERTE´s para que las empresas ya no puedan hacer expedientes de regulación temporal de empleo y estén obligados a mandar directamente a sus trabajadores al paro. Sánchez y Otegi, acompañados por Iglesias, van a suprimir todas las medidas laborales que han posibilitado un notable incremento de los empleos fijos al dotar a las empresas de mayor grado de flexibilidad. Y todo eso lo van a hacer antes del 8 de junio, día en el que finaliza (parece) el estado de alarma y empieza la liga según nos anunció el Caudillo Sánchez en su última alocución de #AlóPresidente. Y todo eso  lo van a hacer para toda España gracias a un pacto de Sánchez con un partido que reniega de España. Y todo eso lo van a hacer porque así “se salvan vidas”, que ya me dirán ustedes que tiene que ver eso… con las témporas.

Cualquier español puede tener su propia opinión sobre la reforma Laboral del 2012, a pesar de que un análisis no sectario de sus consecuencias debiera llevarle a valorarla positivamente. Pero lo que es indiscutible es que a cualquier socialista decente –diría que a cualquier demócrata-  se le abrirían las carnes con el punto 2 del acuerdo alcanzado entre Otegi y Sanchez, que dice así:

“Las entidades locales, forales y autonómicas dispondrán de mayor capacidad de gasto para políticas públicas destinadas a paliar los efectos sociales originados por la crisis del Covid-19. Para las Entidades Locales, estos gastos en políticas sociales serán exceptuados del cómputo de la regla de gasto. La capacidad de endeudamiento de la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra se establecerá exclusivamente en función de sus respectivas situaciones financieras”.

Mayor capacidad de gasto ¿que quién? “Gastos exceptuados de la regla de gasto. ¿Por qué? ¿ por ser vascos y navarros? La capacidad de endeudamiento se establecerá  ¿exclusivamente  para Navarra y el País Vasco?¿ Al margen de los criterios europeos y nacionales? ¿Por qué? Este párrafo número dos del acuerdo es una estocada de muerte al principio de igualdad entre españoles, un principio democrático insoslayable, constitucional e innegociable. Un principio que fue antaño seña de identidad del socialismo democrático y que desde la Constitución del 78 es patrimonio innegociable de todos los ciudadanos españoles. Sr. Fernández Vara, señores barones del PSOE, afiliados socialistas, ¿esto no les abre las carnes?

Este pacto entre Sánchez y Otegi para consagrar los privilegios y la liquidación de la igualdad entre españoles es un atropello, un ejercicio de filibusterismo político y una indecencia. El cuerpo del delito es imposible de esconder y sus ejecutores también están identificados. Por eso a nadie debe sorprenderle que Sánchez utilice para su defensa los recurrentes argumentos de cualquier delincuente pillado in fraganti: “Si se hubiera dejado, no hubiera tenido que violarla…”. Quizá Otegi le ha explicado aquello de que nos mataban porque nos empeñábamos en no someternos… Claro que a la vista de las portadas-anuncio que hoy comparten los cuatro principales medios de prensa escrita de España se me antoja que a este Gobierno que se atreve a publicitar que con decenas de miles de españoles muertos  “salimos más fuertes”, pactar con Otegi la impunidad política de ETA y de sus 854 asesinatos debe antojársele un mero trámite.

Pues eso es lo que vive en la Moncloa.

Lo último en Opinión

Últimas noticias