Aleccionamiento electoral del jefe de Efe

jefe Efe

El pasado 21 de marzo el presidente/comisario de la Agencia Efe, Miguel Ángel Oliver, ex secretario de Estado de Comunicación de Sánchez durante la pandemia, reunió a la plantilla de la agencia oficial de noticias en el salón donde se celebran los consejos de administración para enseñar a los empleados su hoja de ruta. Dijo: «Ante la difícil situación de la empresa que al 31 de diciembre del 2024 podemos entrar en causa de disolución, aunque creo que la SEPI no lo permitirá».

Cuatro de los asistentes a dicha reunión (entre 30/40 asistentes) han hecho llegar al columnista lo mollar de la larga perorata de MAO a sus empleados dentro del roadshow que viene realizando por los distintos centros de la agencia pública. Hay cosas y asuntos tratados por Oliver realmente llamativos a efectos políticos que sustancian la justeza de Sánchez por colocarlo al frente de EFE, amén de presentarse como el salvador de un medio que tiene más de 85 años. A continuación va el resumen.

«No voy a decir a nadie a quién tiene que votar, pero sí puedo afirmar que hay partidos y dirigentes en España que piensan que EFE es prescindible… Ahí está reciente el caso de Milei en Argentina que ha cerrado Latam. Insisto hay fuerzas aquí en este país que no ven justificada la existencia de esta casa, son los mismos que propugnan la reducción del Estado».

Muchos de los asistentes, gran parte de ellos veteranos en la agencia de información, entendieron el mensaje que Oliver intenta hacerles llegar: Si votáis a partidos no de izquierda os jugáis el puesto de trabajo. La única formación política que garantiza el puesto de trabajo es el PSOE, Sumar o las formaciones secesionistas de izquierda, vino a subrayar.

«Era la primera vez en muchos lustros en esta casa, afirma un veterano periodista de EFE, que oía en boca de un presidente algo semejante. ¡Lo nunca visto!», cuenta un testigo.

No iba a ser la única sorpresa. En otro momento de su alegato salvador (sic), el ex alto cargo sanchista, que desde su nombramiento anda pidiendo árnica al jefe del Partido Popular en un intento de que le «dejen tranquilo», afirmó: «Si, llegado el caso, tengo que defender que la plantilla de EFE pueda comer antes que defender los principios deontológicos de la profesión periodística, siempre optaré por lo primero».

Algunos de los asistentes abrieron ojos como platos. Pensaron que justamente las nóminas se defienden en un medio de titularidad pública, respetando y aplicando los principios básicos de una deontología profesional exigible en todos los supuestos. Prueba de ello es que Efe ha perdido como clientes primera vez en su historia al Grupo Vocento, a la comunidad de Castilla y León y al Ayuntamiento de Madrid.

Hay otros muchos aspectos de la deposición de Oliver que merecen ser esculpidos para que conste. Quedan ocasiones para hacerlo.

¿Puede extrañar, a la luz de la iluminaria presidencial (su mujer ha trabajado gran parte de su vida para el PP) , que el director de Información, el gran Leandro, o la directora de Economía, la envalentonada (sin causa) Emilia Pérez o la jefecilla de Sección de Economía Digital se conduzcan profesionalmente como se comportan? ¡Pues eso!

Lo último en Opinión

Últimas noticias