Los emails delatan la complicidad de la sociedad de Risto con la trama de corrupción

risto-mejide-mediaset
risto Mejide seguirá en Mediaset

Los correos electrónicos cruzados entre los directivos del BBVA y After Share delatan la complicidad de Risto Mejide y su socio Marc Ros en la trama de corrupción que investiga el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid desde 2014, tras la denuncia presentada por el banco ante la Fiscalía.

El 18 de julio de 2010, el responsable de Publicidad del BBVA contesta un correo electrónico de la nueva directora financiera de Aftershare.TV –al menos, así se presentaba ella en un email anterior– con el siguiente texto: “He revisado los dos Excel que me mandaste con las cuentas de América y he incluido rectificado varios conceptos que tenían fallos…. Te he incluido en el fichero en ingresos el saldo positivo de 2009 y dos facturas que hay que incluir aquí y que no tenías sumadas. Dime cuando estás por Madrid, lo vemos juntos y cerramos el esquema de gestión en adelante”. Para los investigadores, esos dos ingresos corresponden a dos facturas falsas por servicios no prestados.

En otro correo, con fecha 9 de enero de 2010, le piden al socio de Risto, Marc Ros, que emita dos facturas al BBVA por un importe de 38.706,90 euros, dinero que iba a “incrementar el saldo de la bolsa constituida en After Share” para ese ejercicio, según el informe en poder de la Justicia.

Los emails delatan la complicidad de la sociedad de Risto con la trama de corrupción

El texto del correo electrónico es el siguiente: “Hola Marc -Marc Ros, socio de Risto en After Share al 50%-. Un favor. Necesito que me mandes entre lunes y martes una factura para cerrar el ejercicio. Concepto: producción acciones patrocinio fútbol: Champions for África y Torneo Internacional Bluebbva Fútbol 7. Fecha 4 de enero de 2010. Importe: 27.500 euros, IVA incluido. Mándamelo por email. No necesito el físico. Yo te mandaré una que tengo que prefiero pagarla como AS de 17.400, IVA incluido. Hablamos cuando quieras. Abrazos".

Tal era el descaro de algunos de los pagos encubiertos del BBVA a After Share que llegaron a provocar una disconformidad entre los responsables de los departamentos de Publicidad de la entidad bancaria en sus filiales americanas. Así se evidenciaba en el email remitido, el 20 de abril de 2012, por Julio César Anaya, jefe de Publicidad del BBVA Bancomer de México, a Julián Martín, empleado del área de Publicidad de Madrid.

Risto Mejide

“Esto es un monto muy grande y no entiendo a qué nos da derecho. ¿Me podrías compartir no sólo la factura sino la descripción del servicio?”, se quejaba el directivo de México con suspicacia.

Lo último en Investigación

Últimas noticias