Crisis del coronavirus

Nadie frena a ‘La Resistencia’: clamor en Núñez de Balboa contra Sánchez pese al desmesurado despliegue policial

Núñez de Balboa ha vuelto a convertirse en el foco de protestas de Madrid contra el Gobierno. La calle madrileña reúne cada día a más vecinos que deciden acudir al lugar a manifestar su malestar con la gestión de Pedro Sánchez y a pedir su dimisión.

Este sábado, en pleno fin de semana y un día después de que el Gobierno impidiese a la Comunidad de Madrid pasar a la fase 1, más de cien personas han vuelto a congregarse en el barrio de Salamanca como ya lo han hecho durante los últimos siete días. Si bien a presencia policial fue leve en las primeras jornadas, el Ministerio de Interior ha ido incrementando el dispositivo diariamente.

En la tarde de este sábado una docena de furgonetas de las Unidades de Intervención Policial (UIP) acudían al lugar donde protestaban los madrileños donde no se ha producido ningún incidente. Un amplio dispositivo policial, planificado al detalle, pese a que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, afirmó este viernes en una entrevista en la SER que «no hay dispositivos policiales en barrios en concreto».

Los primeros asistentes han comenzado a llegar pasadas las 8 de la tarde, algo menos de una hora antes de la cacerola contra el Gobierno. La protesta, como las anteriores, no ha durado más de una hora y se ha desarrollado con total normalidad.

Los gritos han vuelto a exigir la «dimisión» del Gobierno y se han convertido en una petición de «libertad». Los madrileños no comparten, además, que Sánchez haya decidido impedir a la Comunidad que pueda pasar a la fase 1 dejándola en un punto intermedio reconocido como fase 0´5 que no ha contentado a los residentes.

Los vecinos han insistido en que al lugar se debe acudir con mascarilla puesta y cumpliendo la distancia de seguridad. Lo cierto es que es complicado mantener la separación entre asistentes al tratarse de paseos por una calle de por sí estrecha y empequeñecida por la presencia policial.

A pesar del desprecio de la izquierda, la cacerolada cuenta cada día con mayor apoyo y asistencia y se ha repetido en varios lugares, no solo de Madrid, sino de España. Un ejemplo de ello ha sido Sevilla donde más de cien personas han gritado frente al Ayuntamiento andaluz «¡Sánchez vete ya!». 

Lo último en España

Últimas noticias