Taxista agredido en Moratalaz

El día después de la agresión en Moratalaz: más tensión con ultraizquierdistas desatados

El distrito madrileño de Moratalaz ha vivido este jueves un segundo día de alta tensión entre los manifestantes que pacíficamente golpean cacerolas contra el Gobierno de Pedro Sánchez y jóvenes vinculados a Distrito 14, un colectivo ultraizquierdista que acumula episodios de violencia a sus espaldas.

La importante presencia policial ha impedido el contacto directo entre ambos grupos. La agresión a Alberto, un taxista de 34 años que acumula dos meses sin ingresar un euro en su cuenta, que le dejó en el hospital por politraumatismos sigue en el recuerdo de todos.

Frente a los manifestantes con banderas de España que coreaban lemas como “viva la democracia”, “abajo el populismo” o “Sánchez dimisión», un centenar de jóvenes gritaban a pleno pulmón “menos cacerolas y más Sanidad” o “viva la lucha de la clase obrera”. En la acera opuesta se ha colocado un amplio grupo de vecinos a contemplar la situación que en algunos momentos se han animado a unirse a los cánticos y a aplaudir.

Por otra parte, la llegada de Bertrand Ndongo, asesor de Vox en la Asamblea de Madrid, al lugar ha generado uno de los momentos de más tensión. Ha tenido que ser escoltado por la Policía Nacional mientras preguntaba a los presentes para un reportaje.

Agresión a Alberto

Al grupo Distrito 14 pertenecen, presuntamente, los jóvenes que el miércoles agredieron a un taxista de 34 años, Alberto, que tuvo ser ser atendido durante varias horas en el servicio de urgencias del Hospital Gregorio Mrañón de Madrid con múltiples contusiones en la cabeza.

El incidente se produjo en la Avenida Moratalaz, donde hoy se ha vuelto a concentrar la manifestación y la contramanifestación. La cita difunda en redes sociales era las 8 y media; media hora antes de la cacerolada. Han vuelto a mostrar carteles con el lema «¿Dónde estabais cuando recortaban y privatizaban la sanidad?».

«El barrio de Moratalaz», afirma el mensaje difundido por esta asociación próxima a Podemos, «lleva dos días saliendo a la calle para reivindicar una sanidad completamente pública, así como para protestar las exhibiciones de fascismo que hemos tenido que aguantar en nuestro barrio. Porque los que salen estos días, con la bandera al cuello y con la cacerola en la mano, son los mismos que han aplaudido los recortes en sanidad que nos han abocado a esta situación».

Lo último en España

Últimas noticias