Belleza

Peeling facial: qué es y cuántos tipos de tratamientos existen

peeling facial
Descubrimos qué es y qué tipos de peelings faciales existen

El peeling facial es uno de los tratamientos de belleza más solicitados por aquellas que quieren una piel más fresca y joven, una forma de renovarla sin acciones demasiado agresivas. En definitiva, se estimula la renovación celular mediante el uso de soluciones exfoliantes. Los agentes destruyen las capas más o menos superficiales de la dermis, para traer a la superficie las más profundas. Conozcamos mejor este tipo de tratamiento y cuántos existen.

Peeling facial: cuántos tipos existen

El peeling facial suele ser una herramienta útil para minimizar las arrugas o algunas cicatrices, como el acné, pero también para reducir las manchas solares o el melasma, propios de quienes han tenido un embarazo. Pero ojo, este tratamiento no debe hacerse a la ligera y debe ser sugerido por su dermatólogo, quien determinará qué tipo realizar, dando al paciente los mejores consejos.

Una cosa que debe saber, de hecho, es que hay tres profundidades diferentes de peeling facial, siendo la última, la profunda, la que requiere muchos cuidados antes y después de someternos al tratamiento. De diferente tipo y sin duda más ligeros son los peelings ligeros y medios, que tienen tiempos de recuperación más rápidos, desde unas horas hasta unos días.

Qué hacer antes de un peeling facial

Las instrucciones de pretratamiento las proporciona el profesional que lo realiza, pero en general es necesario:

  • Evitar  exponerse al sol en las dos semanas previas al tratamiento
  • Aplicar los productos sugeridos por el dermatólogo para preparar la piel
  • No utilizar cosméticos que contengan retinoides en la semana previa a la sesión
  • Además, hay que recordar que no se puede hacer un peeling si la piel no está intacta, por lo que se debe evitar en presencia de heridas, lesiones o infecciones.

Cómo se hace

El día del tratamiento se limpiará la piel in situ para que reaccione a los agentes exfoliantes que se aplicarán. Por lo general, ácido glicólico, ácido tricloroacético, ácido salicílico, ácido láctico o ácido carbólico.

Pero, ¿cuántos tipos de peelings hay? El que tiene ácido glicólico sigue siendo el más famoso, ya que te permite actuar profundamente en la piel, eliminando las células muertas rápidamente. Pero en el caso de pieles grasas con tendencia acneica, se puede recomendar el beta peeling, a base de ácido salicílico, que exfolia y controla la producción sebácea.

Si el tratamiento tiene como objetivo aclarar la piel , generalmente se actúa con una mezcla de ácidos que van a equilibrar, durante las sesiones, la pigmentación de la piel. En caso de pieles maduras con algunas líneas de expresión desagradables, el peeling facial con retinol es el indicado, ya que estimula la renovación celular.

Pero también está el conocido peeling con ácido mandélico , uno de los tratamientos antiedad que aporta un rostro luminoso y una piel relajada a quien se lo realiza. Las arrugas finas se atenúan considerablemente, pero el color de la piel también pierde su canas, recuperando tono y color. Por otro lado, actúa únicamente a nivel del estrato córneo, el más superficial de la piel, por lo que no es adecuado para las arrugas profundas.

Lo mismo ocurre con el peeling facial con vitamina C , que sin embargo aporta una agradable elasticidad y firmeza a la piel. Y si desea corregir las líneas finas y la decoloración, el peeling Jessner es el más popular. Una mezcla de ácido salicílico, ácido láctico y resorcinol, hábilmente extendida sobre la epidermis, elimina las capas superficiales de la piel y estimula la renovación celular.

Lo último en Lifestyle

Últimas noticias